El hombre prehistórico en el sur de España. Por Vernet. Traducido por Vincent Jenkins. 1

Mi amigo Vincent Jenkins ha traducido un artículo en inglés publicado por el hispanista Verner en 1914, sobre el Tajo de las Figuras. El Coronel Willoughby Verner tenia una casa de caza cerca de Tahivilla durante muchos años, 1875-1922 y fue muy aficionado a las aves.   Escribió un artículo para la revista  Country Lfe en 1914, inmediatamente después de las visitas de Henri Breuil, de Hernandez Pacheco y Cabré:
"Durante muchos años, en el estudio de aves entre las lejanas sierras de arenisca del suroeste de Andalucía, me he encontrado con cavernas o abrigos rocosos, grandes y pequeños, en las grandes masas paralelas de roca que forman  estas montañas.  De vez en cuando escuché relatos vagos de unos dibujos en las cavernas, pero los había despedido de mis pensamientos sobre la base de que, contando con que  fueran hechos por el hombre, lo serían  por algún carbonero, cabrero, o contrabandista, todos los cuales suelen usar estas cavernas como lugares para dormir por la noche o para esconderse por el día.  Tuve la primera información definitiva de su existencia en mayo de 1901, cuando viajaba a través de un puerto de montaña entre el extremo norte de la Laguna de la Janda y Gibraltar.  Tenía conmigo un arriero español llamado Eduardo Villalba.  Este viejo era mi fiel aliado de unos veinte y ocho años, hasta el momento de su muerte, y era conocido por toda una generación de ingleses que hicieron expediciones desde Gibraltar.  Al darse cuenta de un peñasco imponente que sobresale en una empinada ladera por encima de nuestra pista que, desde su posición, era sugestivo de una fortaleza de piedra natural, le pregunté a mi compañero.  Él respondió que se llamaba "La Segura", y que era bien conocido como un lugar donde muchas obras de origen moro se veían.  En el conocimiento  de estas llamadas "obras de los moros", que, sin duda, son muy antiguas y suelen encontrarse en forma de sepulcros en la roca, le pregunté más, y él me aseguró que, además de sepulcros, había dibujos de animales, ciervos, lobos y cabras montesas, también de hombres y mujeres y "muchas otras cosas además."  A pesar de que descarté la parte de su declaración en la que se refiere a las imágenes, decidí que si alguna vez tuviera de nuevo la fuerza para subir me gustaría visitar el lugar, porque en aquel momento sufría mucho de las lesiones recibidas en la Guerra contra los Boer y no era capaz de hacer escaladas.  No fue sino hasta seis años más tarde, en marzo de 1907, que pude regresar al lugar, aunque se encuentra a sólo unas ocho millas al noreste de mi pequeña casa en el campo (El Coronel Willoughby Verner tenia una casa de caza al lado de la Laguna de Tapatanilla (parte SE de la Laguna de la Janda y hoy desecada) unos kilometros al norte de Tahivilla).  En este momento hacia un estudio de las fortalezas de piedra natural y de los otros restos de los habitantes misteriosos de los tajos, y me interesé profundamente en el intento de trazar las defensas hechas por ellos en las rocas. 
El tajo de la Segura se encuentra al final de una cresta rocosa; debajo de él un pendiente pedregoso, cubierto de matorrales, cae hacia 270 pies a un pequeño río, a lo largo de las orillas de lo cual se encuentra el camino de Gibraltar.  El tajo en sí mide menos de 100 pies de alto.  A unos 20 pies de la base hay una cueva pequeña que se puede llegar siendo un escalador experto.  Cerca de la cumbre y por la cresta en la parte posterior de la misma hay varias cavernas de piedra arenisca notables.  En esta visita hice varios descubrimientos interesantes de los habitantes de las rocas, pero no ví los dibujos  por la sencilla razón de que no me molesté en buscarlos.  Un viejo pastor que vivía en una choza pequeña al pie del acantilado me dijo que había un montón de "obras de los Moros" en la vecindad, pero fue vago al respecto de ellos.  Tomé una serie de fotografías de las cuevas superiores, pero no traté de escalarla.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV