headerphoto

El casaron de Seisdedos. Y 3

Y por último nos queda analizar la presencia de otras tres personas que también estaban en la vivienda cuando llegaron los de Asalto y Guardia Civil. María Silva, Manuela Lago y Jerónimo Silva. María era la nieta de Seisdedos, vivía enfrente y frecuentaba mucho el casarón de su abuelo. Manuela, según testimonio de su hermana, había ido a ver a su amiga María y cambiarle una novela. Por último, Jerónimo Silva era yerno de Seisdedos y según testimonio de su hija le había dicho a su mujer “Sebastiana, mientra tú haces la comída, voy a ver a tu padre”. Los tres vivían a escasos cincuenta metros del casarón de seisdedos y sólo María volvería a casa. Tras la muerte de tres miembros de las fuerzas de seguridad, con los precedentes por ejemplo de Arnedo y Castilblanco (en Castilblanco de los Arroyos una manifestación fue disuelta por la guardia civil, muriendo un campesino. Los campesinos reaccionaron dando muerte a cuatro guardias civiles. Una semana más tarde la guardia civil en Arnedo (Logroño) disparaba sobre una manifestación hiriendo a treinta personas y matando a otras siete). Tanto el gobierno (“Es orden terminante Ministro arrasen casa donde se hacen fuertes los revoltosos” decía el telegrama recibido por Rojas), como el mismo Capitán Rojas pensaron que era necesario un escarmiento. Por eso, Rojas no hace caso a la sugerencia de Artal de dejar el asalto para la mañana siguiente. Por eso, también, después de reducido el casarón y presionado por más gente continua el escarmiento con la razzia de las siete de la mañana, porque como declaró el Capitán Rojas al juez: “ había estado meditando sobre la situación de aquel pueblo, sobre el estado de rebeldía en que se encontraba” y como dijo el Guardia Civil Salvo :”Dentro de la ideología, todos eran malos”.
Estoy convencido de que todos estos mitos y falsedades forman parte de una estrategia común de imponer silencio sobre unos hechos que desgraciadamente ocurrieron y que tienen un hilo argumental común. No hubo muertos más o menos culpables, el hecho de guerra no fue puntual, sino fue sobre todos los Sucesos. Los muertos en la choza no se produjeron como resultado de un enfrentamiento armado y los de la razzia no fueron fruto del azar, sino de una búsqueda selectiva. Fueron a por unos y como no los encontraron se llevaron a otros, diciéndoles que no les iba a pasar nada. Se trataba de eliminar a una parte de la población que tenía una ideología concreta y que respondiendo a unos intereses específicos pretendían cambiar el modelo de sociedad establecido. Tres años más tarde, en la Guerra Civil, se repetiría estrategia y metodología, pero ya de una forma más global.
Foto Serrano. En el primer plano el casarón de Seisdedos, con los algodones incendiarios, en el segundo las chozas y casarones de los Lago y los Silva.

0 comentarios: