headerphoto

Los precedentes del boom de los ochenta. 1

Ya hemos visto alguna otra vez como en el franquismo Benalup quedó abandonado y marginado por las administraciones. En un pueblo en el que el Ayuntamiento estaba muy lejos y el pedáneo tenía poca fuerza, el cura del pueblo tenía una gran trascendencia en la vida y problemas de la localidad. Uno de los problemas más importante era el de la vivienda. El primer franquismo, hasta 1966 va a estar representado por la figura del cura Padre Muriel y además de las gestiones parroquiales va a tener una gran influencia en todos los ámbitos de la vida pública. En cuestiones de vivienda se encarga de gestionar los permisos para la construcción de choza o las gestiones para rehacerlas después de un incendio, una inundación o “una ventolera”. Nunca mejor dicho el cura era el representante de Dios en la tierra. No tenía competencias oficiales en dicho tema, pero de “facto” las tenía todas, como en el resto de los asuntos en aquella época. En 1966 muere Manuel Muriel y tras Piñero, le va a sustituir Jesus Barberá en 1968 que estaría de párroco de Benalup hasta 1975. Este también se interesa por resolver los problemas materiales de la localidad. Evidentemente el atraso económico de Benalup de Sidonia con respecto al entorno era evidente y el asunto donde más se evidenciaba era en el de la vivienda. En 1968 Jesús Barberá hace un censo sobre las viviendas en el pueblo. Censó y catalogó 325. Una cantidad ingente para aquella época y que ningún pueblo de Cádiz, de Andalucía e incluso de España tenía. Los antecedentes históricos y las condiciones económicas y políticas se habían juntado para que fuéramos uno de los pueblos menos desarrollados de España. “Las condiciones de las chozas eran infrahumanas sobre todo porque ya fuera del pueblo la gente empezaba a estar un poco más avanzada y aquí la gente aún rellenaba los colchones de paja de trigo y hasta de copos de maiz. En ese tiempo era tan escasa la higiene que la gente tiraba los desechos a las tunas o simplemente a la calle”. Desde la administración provincial también son conscientes del problema de la vivienda que existe en Benalup. El gobernador civil Santiago Guillén Moreno declaró el 23-2-1967 en ABC: “Las necesidades de la mejora de la vivienda rural en Benalup de Sidonia será resuelta”. El 15-3-1967 aparece la siguiente noticia en ABC “En Benalup de Sidonia fueron entregados por el Patronato de Mejora de la Vivienda Rural Francisco Franco; de la Jefatura Provincial del Movimiento 1.048.000 pesetas para el mejor acondicionamiento e higiene de cuarenta y tres viviendas del campo. El acto, celebrado en el cine de la localidad, fue presidido por el gobernador civil don Santiago Guillén Moreno”. Estas gestiones habían sido llevadas a cabo por la Asociación de Cabezas de Familia de Benalup, representadas por los dos políticos del momento Nicolás Vela y José Romero. En julio de 1969 se inaugura el Colegio Público Padre Muriel al final de la calle Nueva, ello va a servir de pistoletazo de salida para que toda la mesa se urbanice en un periodo menor de cuarenta años. Se empezó por la "Verea del Obispo" que luego se le va a llamar Avenida de Andalucía y se va a ir extendiendo como una mancha de aceite. Las primeras promociones fueron públicas, como ya veremos, en lo que se va a conocer como Barriada de la Diputación

0 comentarios: