headerphoto

La cosa

Le voy hacer caso a ese bar gaditano que puso un letrero que decía "Prohibido hablar de cómo está la cosa y del Jerez" y mañana será 1 de enero, primer día del mes, del año ¿y de la década?, por lo que voy a centrarme en los calendarios, de momento. Calendario viene de Kalendas, que era en el tiempo de los romanos el primer día del mes, como mañana. Pero, como se sabe, los romanos lo copiaron casi todo y la afición del poder por controlar el tiempo viene desde que el hombre es homo sapiens sapiens. La puesta en marcha de un calendario, realizada por los sacerdotes, se hizo ineludible. Los sacerdotes fueron los primeros en ejercer un poder sobre la sociedad al poder señalar cuales eran exactamente los días festivos y los de trabajo”. Del blog mentes curiosas. Pero van a ser los griegos los que fijen primero un año de 365 días, basándose en datos astronómicos y matemáticos y no religiosos o supersticiosos. Los romanos en eso no le hicieron caso a los griegos y siguieron con su calendario lunar, el mismo que el litúrgico que explica lo variable del carnaval y la semana santa, hasta que llegó Cesar. El poder político se impuso sobre el religioso, añadiéndole un día más cada cuatro años. Es el calendario juliano. Aunque la última palabra la dijo el Papa Gregorio XIII. Este asesorado por gente que sabía más que él eliminó el desfase de 10 días que había y los días que van del 4 de octubre de 1582 al 15 de octubre de ese. Luego vino la Revolución francesa y cambiaron tantas cosas que hasta le pusieron nombres distintos a los meses, adaptándolos a la naturaleza, el clima, las estaciones y las labores agrícolas. El calendario a causa de su poder sobre los días laborables, de tiempo libre, de pago de impuestos etc. ha querido ser siempre controlado por el poder.
Personalmente me encantaban los calendarios que hacía la autoescuela Benalup. El año pasado la foto utilizada fue una cotidianidad de los años sesenta en la puerta del bar Ricardo, el anterior le tocó el turno a la plaza de abasto, el otro a la calle Alta y en el 2006 la calle San Juan. El primer calendario, en el 2005, era una vista general de la calle Rafael Bernal. Salvo esta, todas las fotos eran de Mintz y cada ejercicio tenía más éxito de público. Es una pena que por culpa de la cosa (fuentes oficiales hablan de problemas con la imprenta) este año no se siga contribuyendo a la popularización de las fotografías de Mintz y con ello a la valoración de nuestra memoria colectiva. Ese primer calendario de la autoescuela Benalup tuvo su cosa. Era una foto antigua de la calle Rafael Bernal con la Alameda al fondo. Como todo lo relacionado con los Sucesos, la foto tenía cierta aureola de misterio, aunque luego se desveló y resulto ser una foto de la comisión que vino a investigar, sin miembros de la comisión. El photoshop había obrado el milagro de quitar a las personas para que no se recordará a la cosa. Decisión que entroncaba con toda la tradición de mantener a los Sucesos en el más oscuro de los silencios y de los olvidos. En la película Franco, Ese hombre, dirigida por Jose Luis Sáenz de Heredia y estrenada en 1964, se citó el alzamiento de Casas Viejas como uno de los acontecimientos que convencieron al general Franco de atacar a la República.  Después ha llovido bastante. Pero la democracia no ha conseguido plenamente instaurar los Sucesos dentro nuestro acervo histórico. Aunque en 1983 se instaló el monolito en la Alameda que conmemoraba el 50 aniversario, acto que constituye el precedente de todo este movimiento tan en boga de la recuperación de nuestra memoria histórica, ni antes, ni ahora fue bien tratado. La policía municipal tuvo que hacer guardia en la marquesina de la Alameda aquella noche del 10 de enero de 1983 porque tenía noticias de que había quien quería derribar el monolito. Ahora, desnaturalizado y deslocalizado mal pasa los días en la plaza de los Jornaleros. Prueba de ello, son también las polémicas de 1992 por el famoso y frustrado museo o la del 2005 por la del hotel que se iba a llamar Libertaria y ahora se denomina Utopía. Por poner un tercer y último ejemplo, se podrían utilizar decenas, citaré aquí el affaire de los sitios de la memoria, que tras complicado y costoso procedimiento han dejado dormir en el limbo de los tiempos. El día 11 a las ocho de la tarde en la casa de la cultura y el 12 en la Diputación  se presentará un libro colectivo sobre Casas Viejas realizado por historiadores españoles e hispanistas franceses, auspiciado por la Fundación Casas Viejas, el Ayuntamiento y la Diputación. Me parece buena noticia y tal y como está la cosa digna de alabar. Porque como dice Santos Juliá (Santo no de mi devoción) en esto de la memoria histórica “al final todo se reduce a la vieja cuestión que ya planteó George Orwell: ¿quién controla el pasado? La respuesta ya se sabe, pero para que no se olvide, Ricard Vinyes la aclara: controlará el pasado quien conquiste en el presente la hegemonía política y social". 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi comentario no tiene nada que ver con el articulo de hoy.
Queria comentar ,que me he enterado que quieren cortar la palmera centenaria, esa que todos conacemos desde niños ,que pena.
¿Sabes tu algo de este tema?
Pofavor cuentanos algo. Un abrazo.

Salustiano Gutiérrez Baena dijo...

No sé nada de lo que me comentas.Hace tiempo hice una entrada sobre la palmera de Utrera.
http://historiacasasviejas.blogspot.com/2010/01/los-hitos.html