headerphoto

La correspondencia epistolar entre Jesus Mañez y Mintz. Y epílogo

No pudo Mintz mandarle a su amigo Jesús el libro sobre carnaval de Benalup, pues murió en noviembre del 97. Sólo le dio tiempo a publicarlo en inglés y a que Torner se lo tradujera. Este que tambien había traducido Los Anarquistas de Casas Viejas participó en el homenaje que le hizo el IES Casas Viejas en el 2007 mediante un articulo en el que decía: “... Jerome quería con toda su alma que su obra fuera publicada en España para que los españoles pudieran tener fácil acceso a ella. Él quería mucho a España y a los españoles ...” A su hija Carla es el libro de su padre que más le gusta, a mí también. Para mí es un libro hecho en unas condiciones muy difíciles como se ven en esta correspondencia, siendo el último legado que nos quiere dejar. Brezo y Castañuela (en su expresión más ampllia) puso el último granito para que aquello que empezó en 1965 llegará a sus destinatarios en forma de cultura en el 2008. Alguna vez nos hemos preguntado porque toma Mintz el carnaval como pretexto para contarnos como somos, para analizar nuestra sociedad, para colaborar en esa tarea diaria que tiene que ser conocernos más, al tiempo que eleva nuestra autoestima. Llevada esta pregunta a sus últimas consecuencias, se podía formular así ¿Tan importante es el carnaval de Benalup para que Jerome Mintz le dedique el trabajo de los diez últimos años de su vida, en medio de una gravísima enferdad? El enigma lo tengo ya resuelto, el carnaval representa para Mintz la cultura popular, representa el pueblo, representa esa forma de entender la vida que (aunque esté muy influenciado por el de Cádiz y el carnaval de pueblo se haya perdido) une el pasado con el presente. El año pasado hubo momentos entre la comparsa del Americano y la hija que ejemplificaban esta conexión mágica. El carnaval es de las pocas tradiciones populares que se mantienen y que engarza con una sociedad que se estaba perdiendo y que él tuvo el gran merito de retratarla ( en el amplio sentido de la palabra) para que las generaciones futuras la pudieramos entender, conocer y valorar. Además los dos grandes temas que estudia Mintz en esta tierra; el carnaval y los anarquistas tienen un nexo de unión, una misma impronta. LA LIBERTAD. Me parece que en la cartas que he publicado queda claro no sólo las dificultades personales y metodológicas que tuvo que salvar Mintz para hacer este libro, sino también como las resolvió con tesón y animado por el cariño a esta tierra. Termina Isabel Mintz su escrito que envió para el prólogo del libro de Coplas de esta forma "Jerry admiraba el ingenio, la maestría, y la independencia de los hombres y mujeres del pueblo. Estaba impresionado con sus enérgicas expresiones de frustración contra una sociedad que les oprimía. Con todo el respeto, le encantaba el buen humor que tenían siempre. Jerry estaría orgulloso de saber que sus escritos y fotos han llegado a ser una parte de la historia de Benalup y de que la gente que admiró tanto haya sido honrada por su trabajo".

0 comentarios: