headerphoto

El fascinante camino de B/CV a Facinas. Y 4

Estas tierras que atraviesa este camino van a ser testigos de la cruel lucha que se establece entre los jornaleros que habían osado a hacerle frente a “los leones que rugen apartando con sus rugidos a cuantos pudieran tener voluntad de acercarse”. Tras los intentos fallidos de la Segunda República (Casas Viejas, Medina Sidonia, Malcocinado, Torecillas…) la Guerra Civil supone el triunfo de los “leones”. A principios del siglo XX se decide no aprovechar este corredor como vía de comunicación ferroviaria entre Algeciras y Cádiz, decisión que va a marginar la zona y la comarca. El 17 de octubre de 1934 llega al Ayuntamiento de Medina un oficio del negociado de Carreteras del cuerpo nacional de ingenieros de caminos en el que se le anuncia que “El Boletín Oficial de esta provincia publicará anuncio de esta Jefatura relativo al expediente que se instruye para incluir, si procede, en el Plan General de Carreteras del Estado, una de tercer orden de Facinas a Casas Viejas, términos municipales de Tarifa y Medina Sidonia”. Este intento, al igual que otros que comentaremos posteriormente, resultaron fallidos.
El problema agrario sobre el que se forma la Edad Contemporánea en esta zona se va a solucionar, (con todos los matices del mundo) con la desecación de la Laguna de la Janda. La Reforma Agraria de carácter social no fue posible, por lo que en los sesenta se impone la Reforma Agraria de carácter técnico. Este evento significa el fin de un mundo y el principio de otro. Si la batalla de la Janda o de la Independencia marcan etapas políticas, la desecación de la laguna de la Janda lo hace en el aspecto económico. Las dos grandes revoluciones económicas de la historia tienen presencia en este camino. El Neolítico con el paso de la economía depredadora a la productiva y cuyos pobladores han dejado numerosas huellas de su presencia y la revolución industrial que en esta zona llega muy tarde y acelerada, teniendo como hito la desecación de La Janda. Esta reforma técnica y la llegada de los cultivos sociales pararon la sangría demográfica que sufría esta zona desde finales de los cincuenta. Los aires desarrollistas comienzan a
menguar con la llegada de la democracia y la crisis del 73, empezando a llegar tímidos vientos conservacionistas. Este es el sentido del artículo de ABC de 7-2-1991:”Propietarios de fincas en el entorno de la antigua laguna de La Janda y organizaciones conservacionistas han expresado su rechazo más rotundo al proyecto de camino rural asfaltado del IARA en la cañada real de Algeciras, entre Benalup y Facinas, porque afectará a las últimas grullas y avutardas de Cádiz e impediría la posible recuperación de la que fue mayor zona húmeda de España…Además si el Iara sigue transformando en carretera la vía pecuaria impediriá la realización de dos grandes proyectos en ciernes: 1.- La regeneración de Los derramaderos y Tapatana, una zona de 300 Has, del antiguo humedal de la Janda, apoyada por los propietarios de la zona y presentada por la Universidad de Córdoba a la Comunidad Europea. 2.- Pasillo ecológico desde Tarifa hasta el Norte de España a través de las cañadas… El segundo proyecto es complementario del primero, ya que permitiría unir la Janda recuperada con la laguna de Fuentepiedra. Según Jesús Garzón, promotor del programa 2001 de recuperación de las cañadas, el Iara puede destruir un corredor verde cuyo mantenimiento tendría suma importancia para Cádiz, ya que cada año pasan por Tarifa mil millones de aves. La zona que el Iara está tranformando en carretera es refugio invernal de 1.500 grullas, cifra que supone la quinta parte del total de las grullas invernantes en Andalucía.”
En definitiva, estamos ante un camino de una relevancia estratégica, medioambiental e histórica inmensa que a medio plazo podría ser puesto en valor convirtiéndolo en un interesante itinerario para el turismo rural y ecológico. Simplemente unos carteles explicativos podrían ayudar a formar parte de la red de recursos ambientales e históricos de la zona. Cuando estoy terminando de escribir esta entrada me llega la noticia de que se han encontrado restos romanos (cerámica y diversas huellas de poblamiento) muy cerca de allí, en el entorno del área del Celemín. Llueve sobre mojado. ¿Este pueblo no tiene nada? O ¿este pueblo tiene mucho y no se conoce de lo que tiene nada? ¿A quién le interesa que la puesta en valor de su patrimonio histórico siga siendo como tiempos atrás igual a nada?

0 comentarios: