headerphoto

Del bosque humanizado al bosque "venadizado". 2

Repartimientos y desamortización. El idealismo contra el pragmatismo. Durante la segunda mitad del siglo XIX y primera del XX la burguesía agraria se hace con las mejores tierras del campo de Casas Viejas, aunque en la sierra, abunda los pequeños y medianos propietarios agraciados en principio con alguna “suerte” y aunque la mayoría se han ido debilitando con el paso de generaciones familiares, algunos consiguen propiedades medianas a base de comprarle las suertes a sus vecinos. Hubo diferentes repartos pero serán los de 1822, 1841 y 1855 los que más afectan a esta tierra. Sólo tenían derecho a participar en los sorteos los braceros y los yunteros, en primer lugar, y luego todos los vecinos no propietarios. Se ponía el tope legal de que nadie podría tener más de 10 suertes, pero con el tiempo eso se convertiría en papel mojado. Así aparecen en el censo de finales del siglo XIX en la zona de las Lagunetas (los Estudillos que provienen de Alpandeire, los Gil de Farajan...), en los Escudetes (los Ruiz Martínez, Ruiz Corbacho, Ruiz Ruiz, Rivas Ruiz...), en la Herrumbrosa (los Pérez Ruiz de Jubrique...), en la Albaida (los Duarte que vienen de Alpandeire, los Benitez de Jubrique o los Reyes de Monda...), en las Gargantillas (los Ruiz López, Estudillo García, Cantero Esquivel, Mateo Pacheco, Castro…) una cantidad importante de familias que vivían del carbón, de pequeñas explotaciones ganaderas, de trabajos en el descorche… y de la economía depredadora… de tal forma que su economía se acercaba más a la de subsistencia (alta proporción de la producción orientada al autoconsumo) que a la de mercado. Progresivamente la gran propiedad irá engullendo estas suertes o pequeñas y medianas propiedades. Tras la guerra civil, muchos pequeños propietarios pierden su suerte ante los grandes propietarios, pero va a ser en los años sesenta cuando ese proceso tenga su punto álgido. En 1938 en un oficio del Ayuntamiento de Medina observamos que La Cañada de la Higuera y la Arenosa son de Juana Mª Montes de Oca, El Alisoso de los herederos de Josefa Pardo Figueroa, Peñarroya y Cañada del Valle de Matias Ribot, Zapatero de José Gallego Herrera, Rehuelga y Picasso de Petra de la Riva González, El Carrizuelo de los herederos de Teresa Chacón, Las Algamitas de Jorge VEra Camacho, El Cuervo de Andrés Pérez, Picasillo de Juan Vela Morales, El Cinchado de Domingo Delgado de Mendoza, el Zapatero de Antonio Lozano Díaz..
Todavía en los cincuenta y sesenta alternan grandes propietarios como la familia Mora Figueroa, Vela, Espina, Gallego, Petra de la Riva, Belmonte, Álvaro Domecq, Vicente Ruiz… con pequeños y medianos propietarios, cuyas familias habían sido agraciados con alguna suerte en los sucesivos repartos que ha hecho el Ayuntamiento de Medina. Un tercer elemento son los braceros sin tierras que se establecen en estos pagos para hacer carbón. En las fotografías Las Lagunetas, el Cuervo y las Gargantillas. Las dos últimas fotos son de Francisco Segovia.

0 comentarios: