headerphoto

Del bosque humanizado al bosque "venadizado". 1

Durante mucho tiempo la sierra benalupense ha acogido a una gran cantidad de población. En el siglo XIX al mismo tiempo que se poblaba el sitio de Casas Viejas, también lo hacía la zona este del campo de Casas Viejas. Tanto en el pueblo como en la sierra asistimos en el siglo XIX a la consolidación y aumento de su población, al hilo de la llegada del Nuevo Régimen y la desamortización. En esta zona predomina la poblacion de origen malagueño, sobre todo del Valle del Genal, estableciéndose en ella después de sus campañas veraniegas de la siega. Hay muchos que lo hacen por motivos económicos, pero otros también por políticos ante el ambiente axfisiante que se vive en el mundo rural en la desamortización. Existen varios casos documentados de gente que se establece aquí huyendo de su zona de origen.
Hasta la segunda mitad del siglo XIX esta tierras siempre han sido comunales, al contrario que en Medina, donde había varios mayorazgos. El acta capitular de 15-8-1861 nos sirve para ver la situación de las principales fincas de la zona, después de la ley de desamortización de Madoz en 1855. Una primera división sería en bienes propios (aquellos que tiene el Ayuntamiento y con su arriendo paga los servicios que presta) y los comunes (aquellos que son utilizados por el común de los habitantes, aunque a veces también se arrienden algunos usos). Otra división es entre fincas exceptuadas de la desamortizacion y las enajenables, es decir, la que se ponen en el mercado para que puedan ser compradas. Aquellas tierras con aprovechamientos forestales no se venden, de momento, y las susceptibles de aprovechamientos agrícolas se ponen en el mercado y se les aplica la ley desamortizadora de Madoz.
En esa misma acta se especifican los aprovechamientos de cada una de las fincas y la cantidad por la que están arrendados esos usos. Como propios arrendados para pasto y bellota aparecen las Algamitas (2498 reales), Herrumbrosa (700 reales), Tejones (13504), Zapatero (240 reales). En estas dehesas el aprovechamiento mayoritario sería el ganadero protagonizado por el cerdo, la cabra y la oveja. Arrendados como arbolado y acebuche la Arenosa y la Mesa baja, donde abundarían la explotación de hornos para hacer carbón. Propios pero arrendados como pasto y labor están Picasso y Benalud. Fincas que han continuado con su vocación agrícola. Esta última sería la primera finca desamortizada de la zona, pues la iglesia (pertenecía a la ermita de Casas Viejas según un acta capitular) le vendió a la familia Enrile dos partes dentro de la desamortización eclesiástica de Godoy en 1798. Del común tenemos la Albaida, la Cañada del Valle, el Carrizuelo, El Cuervo, la Culebra, la Hoya, el Hoyuelo de Palmita, las Lagunetas, Los Escudetes, Momia, Picasillo, Alisoso, Porretal, Espartinas… aunque eran de utilización comunitaria se arrendaba el pasto y la bellota o el arbolado y el acebuche para el carbón. Sobre estas fincas va a confluir un doble proceso, por un lado el de la desamortización o compra de ellas por la burguesía agraria local y por otro los repartimientos o sorteos de trozos de fincas "suertes" que es demandada por la mayoría de la población que ni tiene tierras, ni recursos para comprarlas. El resultado de esta lucha explica la situación actual.Las fotos son de finales de los sesenta de Mintz.

0 comentarios: