headerphoto

Cuestión de nombres

En el 2010 los nombres más comunes de los andaluce son los que aparecen en la imagen, como aparece en el IEA.Entre los varones nacidos del 85 al 90 en B/CV los nombres más repetidos fueron José, Manuel, Antonio, Juan y Francisco, por ese orden y entre las mujeres María, Isabel, Ana, Lorena y Carmen. Luego a considerable distancia venían los nombres de Luís, Jesus, Javier, Carlos, David, Cristina, Tamara, Sandra, Belen, Laura...El mismo sondeo hecho en los años del 85 al 90 pero del siglo XIX da como nombres más comunues en los hombres los de José, Francisco, Antonio, Manuel y Juan y entre las mujeres María, Isabel, Dolores, Francisca y Josefa. Como secundarios entre los hombres aparecen Pedro, Rafael, Miguel, Sebastián, Cristobal, Cayetano, Salvador, Andrés, Diego, Bernardo, Nicolás, Jerónimo… Y entre las mujeres Ana, Antonia, Juana, Sebastiana, Catalina, Manuela, Paz, Teresa, Nicolasa, Petronila, Ángela, Juliana…La conclusión es que en los nombres de los casasviejeños, y en el de los españoles en general, dominan los de tradición cristiana. Así es aplastante el predominio de José, Manuel, Antonio, María, Isabel, Ana... tanto en un siglo como en otro, pero es obvio que nombre como Francisco, Antonio, Pedro, Rafael, Miguel... aunque siguen apareciendo están perdiendo presencia. Esa pérdida de peso es aun mayor en casos como en nombres del tipo de Sebastián, Cayetano, Salvador, Andrés, Bernardo, Nicolás, Jerónimo... En las mujeres pierden presencia los nombres de Dolores, Francisca, Josefa, Antonia, Juana, Sebastiana, Catalina, Manuela...Entre los nombres que vienen con mucha fuerza en las nuevas generaciones destacan Jesus, Javier, David, Adrián, Daniel, Alejandro... en los hombres y Lorena, Cristina, Tamara, Sandra, Belen, Laura, Lucía, Rocío... entre las mujeres.
Los anarquistas de principios del siglo XX querían establecer una sociedad nueva y distinta, el nombre de las personas también pretendieron cambiarlo. Fue muy usual que dieran a sus hijos nombres con sentido libertario, a fin de evitar los nombres bíblicos o cristianos.
Tal día como hoy un tres de noviembre pero de 1915 aparecía en el periódico Tierra y Libertad el siguiente escrito, con el título: FRUTOS DE LA UNIÓN LIBRE. “El hogar de nuestros compañeros María Bollullos y José Olmo, de Casas Viejas, ha aumentado con una niña a la que ha puesto por nombre Acracia.
En aquel hogar, constituido por la unión libre de dichos compañeros, sigue respirándose el ambiente de los seres libres de todo prejuicio, cuyos cuatro hijos, Porvenir, Paz, Germinal y Acracia, dan la ilusión de un ramo de flores dentro de un pedregal, pues tanto en Casas Viejas como en los demás pueblos de Andalucía; hasta hombres que se precian de libres no se salen de la rutina en todos los actos de la vida, por temor al que dirán. Sirvan de lección los actos de estos compañeros a los jóvenes timoratos, que todo su valor se reduce, si acaso, a separarse de la Iglesia…Las ligaduras civiles no son menos duras que las eclesiásticas".

0 comentarios: