headerphoto

La comarca de la Janda. La población. 10

Para analizar de una forma general y amplia la población de la comarca de la Janda me voy a basar en los datos que ofrece el IEA para el año 2.009. Si a principios del siglo XXI sólo los municipios costeros tenían presencia importante de extranjeros, en el 2009, siguiendo una tendencia común en los pueblos andaluces, los ochos municipios la tienen. En San José del Valle dominan los argentinos, en Barbate los marroquíes, en Conil los alemanes, en B/CV los belgas y los ingleses en Vejer, Alcalá, Medina, y Paterna. Los contrastes poblaciones no son básicamente interior-litoral, como a priori podría parecer. Estos datos los podemos refrendar con el análisis de los datos de crecimiento vegetativo. La tasa provincial se sitúa en torno al 0,41%. San José del Valle, Vejer y Alcalá tienen tasas inferiores a la media en la comarca de la Janda, mientras que Benalup y Conil sensiblemente superiores. Lo mismo ocurre con el saldo migratorio que es negativo en Alcalá, Vejer y San José del Valle y muy positivo en Conil y Benalup; Si comparamos los datos de población de 2000 y 2009 veremos como han crecido por encima de la media comarcal Paterna (8,3%), B/CV (13,4%) y Conil (18%), igual que la media Medina (8,2%) y por debajo de la media comarcal Alcalá (1%), Barbate (4%) y Vejer (2,3%).



En lo que respecta al poblamiento, aparece una clara dicotomía en la Comarca de la Janda; por un lado, nos encontramos las poblaciones con viejas estructuras urbanas, como Vejer, Medina, Paterna, Alcalá o Conil, por otro, poblaciones “jóvenes”, de reciente creación, o localidades de aluvión relacionadas con la concentración de jornaleros al hilo de los procesos de desamortización (caso de Benalup o San José del Valle) o relacionados con el boom de la pesca (caso de Barbate). Las diferencias entre ambas categorías no sólo atañen al ámbito demográfico o urbano, sino que también se pueden extender al económico, social, cultural; existiendo relaciones múltiples entre ambos ámbitos. En el caso de las poblaciones de raigambre histórica, nos encontramos un mayor porcentaje de población activa en el primario, un mayor envejecimiento, un menor crecimiento vegetativo o una menor tendencia de su
población a emprender nuevas aventuras e iniciativas económicas. Si el caso de Conil presenta numerosas excepciones a este planteamiento, se debe a su reciente desarrollo turístico. Tanto Vejer (15%), Medina (10%), como Conil (29%) presentan un mayor porcentaje de población diseminada que Paterna (1%) o Benalup (1%). En los casos de Alcalá de los Gazules, Medina Sidonia, Conil de la Frontera o Vejer de la Frontera la estructura urbana es de origen centrípeto, es decir, sometidas a un periodo de formación muy lenta, a través de un largo proceso histórico. Domina en ellas un casco histórico generalmente de origen musulmán y donde hay huella del plano típico laberíntico. A este se le superpone el típico plano irregular propio de los cascos históricos creados progresiva y lentamente. En Barbate, B/CV, San José del Valle..., aunque hay restos de plano irregular, domina el plano en cuadrícula, propio de las ciudades de origen centrífugo o de aluvión. Podemos concluir escribiendo que en lo que se refiere a población y poblamiento, más que una dualidad comarcal entre el Norte (agraria) y el litoral (turística y comercial) o entre la zona occidental y oriental, existe una dualidad entre las poblaciones de vieja tradición urbana y las de escasa tradición urbana.Las fotos son de Medina, Alcalá y Vejer de principios de los setenta, todas de Jerome Mintz.

0 comentarios: