headerphoto

La comarca de La Janda. La economía. 11

Como en el resto de las entradas de esta serie no se trata de hacer un análisis concienzudo sobre la economía del área, sino esbozar algunos planteamientos generales. Un informe de la Universidad de Cádiz (2001) decía sobre la comarca de la Janda: “Se trata de una de las zonas más deprimidas de la Provincia, con niveles de desarrollo muy inferiores a la media. Su economía se caracteriza por el fuerte peso del sector primario y altos niveles de desempleo. Las actividades industriales son prácticamente inexistentes. La modernización y diversificación del único recurso con el que se cuenta -la agricultura- y la creación de empresas auxiliares junto a la potenciación del turismo rural, parece ser la única vía de desarrollo de estos municipios”. La tasa de paro provincial está situada al 28,69 en el 2009, la inmensa mayoría de los municipios de la Janda superan dicha tasa, si tenemos en cuenta que es la tasa provincial más alta de España nos percataremos del grave problema que tenemos con el empleo. Los datos en 2.010 han empeorado. El papel predominante de la construcción expresa el riesgo de la economía jandeña, ya que su peso es mucho mayor que el resto de la provincia y de la región. La crisis actual que se ha cebado especialmente en este sector explica los datos de desempleo antes señalados.



El sector primario ha sido el sector económico más importante de la Comarca de la Janda, tanto por su aportación al PIB, como a la estructura de la población activa. En la actualidad, aunque ha sido sustituido por la construcción o el sector turístico como sector predominante, sigue teniendo una gran importancia en la economía de la comarca. La crisis de la agricultura y la pesca tradicional todavía no están resueltas completamente. El sector secundario de la comarca de la Janda se caracteriza por la omnipresencia de la construcción. De hecho, la construcción es la actividad más importante en todos los municipios, salvo en Barbate, que es el comercio. Este subsector de la construcción se ve acompañado por pequeños talleres y empresas auxiliares de él, como es la carpintería, la pintura, la fontanería...Ya hemos comentado la crisis actual que afecta a este sector. Por lo que respecta al tejido industrial clásico, la ausencia de él es su característica principal. El sector servicios ha
aumentado progresivamente, desde la década de los cincuenta, su participación en la Comarca de la Janda, tanto desde el punto de vista de su participación en el PIB como en la estructura de la población activa. El desarrollo del sector servicios en la comarca hay que situarlo dentro del proceso de multifuncionalización que ha vivido el campo español, donde la construcción y el sector servicios han ido acogiendo la población sobrante del sector agrario, una vez que los procesos emigratorios se detuvieron. Unas pocas líneas para el subsector turístico. Aunque la Janda litoral conoce un desarrollo más importante que el de la Janda interior, la característica principal del sector turístico es que su nivel de desarrollo es inferior a la potencialidad que presenta. Otra característica es su estacionalidad y su especialización en el turismo de sol y playa. Los efectos negativos que de ello se desprende pueden ser compensados si el turismo cultural y rural, que tan buenas perspectivas tiene en la zona, consolida su potencial desarrollo. Así, la Janda interior puede convertirse en una “segunda línea de playa” que evite la saturación y un atractivo turístico para fomentar la oferta de otoño, invierno y primavera, temporadas para las que mejores requisitos reúne.



Resumiendo, la economía de la Comarca de la Janda se caracteriza por tener un menor desarrollo que el resto de las comarcas de la provincia y de la región, ya que el peso del sector agrario es comparativamente mayor que en su entorno próximo. Por otra parte, hemos asistido a un proceso de pérdida de importancia del sector agrario, que ha sido sustituido por la construcción y los servicios dentro de un proceso denominado multifuncionalización. El desarrollo industrial endógeno se ha caracterizado por su ausencia. La crisis actual ha desbaratado el boom económico que se vivió a finales del siglo XX y principios del XXI, la caída del sector de la construcción vuelve a abrir el debate sobre el futuro económico de la comarca.
Las fotos de Mintz, de Medina, B/CV y Barbate.

0 comentarios: