headerphoto

Los incendios del verano del 33. Y 4

En la imagen los puntos sobre los que quería discutir la CNT.
Para entender estos incendios hay que conocer los precedentes inmediatos. En junio la CNT había declarado la huelga porque ni los propietarios ni el Ayuntamiento estaban dispuestos a negociar las bases del trabajo del verano. En un oficio de 8 de junio le dice el Alcalde de Medina al gobernador:
“Tengo el honor de poner en conocimiento de V.S. que con fecha nueve del pasado mayo se celebró en este Ayuntamiento una reunión de patronos y obreros a fin de discutir las Bases de trabajo para las faenas de verano; después de amplia deliberación se acordó que rigieran los mismos precios y usos y costumbre que el año anterior, mientras una de las partes no estimara conveniente la discusión de nuevas Bases para las faenas de recolección.La parte obrera afecta a la C.N.T y que actualmente tiene clausurado su Sindicato, como consecuencia de los pasados sucesos de Casas Viejas, y que constituye el núcleo más numeroso de obreros campesinos de este término municipal; haciendo uso de la facultad concedida en la mencionada reunión de nueve de mayo, ha presentado un escrito en el sentido de que estando próxima la recolección es necesario discutir nuevas Bases a cuyo efecto solicita se convoque una reunión con el expresado fin…Esta alcaldía estima asimismo que la presentación de la solicitud a que antes se hace referencia, es un pretexto para ir a  la huelga solidariamente con Jerez y Paterna”. Como la negociación no fue posible, dos días después el alcalde de Medina  comunica al gobernador civil el 10-6-1933 lo siguiente: “Pongo conocimiento V.E. que sin previo aviso han declarado la huelga los obreros campesinos afectos a la C.N.T continuando en el trabajo exclusivamente los obreros ganaderos. Teniendo noticias por referencias que las causas de la huelga son los deseos de discutir las Bases de recolección; como oportunamente puse conocimiento Delegado del Trabajo; a quien también doy cuenta de la declaración de huelga”. En el mes de julio empezaron los incendios que continuaron hasta octubre del 33. Siempre ha habido quien ha intentado presentar los Sucesos como algo fortuito y casual, propio de la precipitación y la ignorancia ( y hasta Cesar Vidal se ha atrevido hablar de la consanguinidad y los problemas mentales posteriores) de los campesino. Parece claro que hay que contextualizarlo dentro de la conflictividad generada por el problema agrario, el caso de los incendios del verano del 33 no es más que un ejemplo más  de los muchos existentes.

0 comentarios: