Los alcaldes de la Restauración del siglo XIX.1


Como vimos en otro pots de esta serie el primer alcalde pedáneo del pueblo fue Bernardo Cózar Romero, que con intermitencias va a estar en el cargo desde el 2-1-61 hasta el 8-4-70, habiendo sido antes Comisario en Casas Viejas. Sus dos grandes funciones van a ser garantizar el orden público y hacer de intermediario o "cacique" con los "sopacas" de origen malagueño que progresivamente se iban asentando en el pueblo. En el último tercio de siglo XIX los alcaldes van a tener otras funciones, según se iba consolidando el pueblo como tal. La total falta de servicios y equipamientos básicos y el carácter obligatorio y gratuito hacen que los alcaldes pedáneos roten continuamente y se produzcan muchas dimisiones. A los dos años de estar José Hidalgo Moreno en el puesto en sustitución de Bernardo Cozar hace un escrito con fecha de 17-7-1872 en el que expone:” serle absolutamente imposible cumplir con el citado cometido por no tener de quien disponer para la ejecución de las continuas diligencias que se halla obligado a practicar, por lo que suplica se nombren dos individuos con el sueldo de seis reales cada uno y con el carácter de Municipal y Sereno para que además de llevar a efecto las diligencias que se les encomienden, cuiden uno de día y otro de noche del orden y sosiego público de la mencionada aldea”. El Ayuntamiento de Medina accede a dicha petición, pero ello nos da idea de las condiciones en la que ejerció su puesto Bernardo Cozar. Otro ejemplo de esta carencia de medios es la carta que envía el alcalde pedáneo Francisco Vela López al Ayuntamiento de Medina el 14-12-1877:” Manifiesta que careciendo absolutamente de medios para admitir en su casa y custodia los detenidos que les entrega el Cuerpo de la Guardia Civil para ser conducidos a esta ciudad, así como tampoco puede sufragar los gastos que con este motivo se le ocaciona está decidido a no consertirlos más en dicha casa, por lo cual llama la atención del Ayuntamiento sobre este asunto para resuelva lo que tenga por conveniente”. El Ayuntamiento decide provisionalmente que los presos se queden en el cuartel (que estaba en la calle Cuartel) hasta que sean trasladado hasta Medina. Aunque la solución no era la más idónea, habrá que esperar 20 años para que, como aparece en acta capitular de 18-2-1897 el Ayuntamiento de Medina alquile una habitación de la casa de Francisco Vela López a su yerno Francisco García Vela para que funcione como cárcel local.: “Se acordó arrendar para depósito municipal una habitación propia de Don Francisco García Vela situada en la plaza de la Iglesia que reúne las condiciones necesarias mediante el precio de diez pesetas mensuales”. Aquí, en la actual casa del veterinario, va a continuar la cárcel hasta 1929 que se traslade a lo que hoy es la plaza El Pijo. El carácter obligatorio y gratuito del cargo se observa en el acta capitular de 20-3-1875:” Al oficio de Don Dionisio Villalva, segundo alcalde de Barrio de la Aldea de Casas Viejas, dimitiendo de dicho cargo a causa de sus muchas ocupaciones se acordó no haber lugar por ser obligatorio y gratuito su desempeño y no alegar razón alguna legal para eximirse”. En cuanto a las dimisiones son abundantes, aunque en este periodo va a ser la familia Vela las que tenga la mayor parte del tiempo el cargo en correspondencia a al aumento de sus intereses particulares a medida que iban comprando tierras desamortizadas. Así, con interrupciones y épocas donde ellos no ocupaban directamente el cargo pero nombraban y controlaban al alcalde pedáneo (como veremos en la próxima etapa de esta serie), van a participar en la política municipal, bien como alcaldes pedáneos o concejales en Medina hasta 1987. El primero fue Francisco Vela López, el fundador de la saga familiar, aquel que presentó la dimisión como alcalde pedáneo el 11-1-1874 (había sido nombrado el 7 del mismo mes y año) con los siguientes argumentos:”Que siendo incompatible a sus intereses, a sus ocupaciones y hasta a su salud el desempeño de la Alcaldía que le ha sido conferida en cuyo punto rural raras veces se hace fijo su residencia y que careciendo al mismo tiempo de los conocimientos de primeras letras, requisito indispensable para el cumplimiento de dicho cargo”. Tres años después sí aceptaría (3-3-77) y se mantendría en el cargo hasta el 4-7-85, sustituyéndole su yerno y sobrino Francisco García Vela hasta el 20-4-95 que entra como alcalde pedáneo el hijo de Francisco Vela; Antonio Vela Pérez-Blanco. Éste abandonó la alcaldía en 1902 aunque siguió siendo por un tiempo concejal. Su hijo Juan Vela Morales también fue concejal, como su sobrino José Espina Calatriú. El biznieto de Francisco Vela López , Nicolás Vela Barca fue concejal y alcalde pedáneo desde el 1-9-1958 hasta el 2-2-1964 que dimite y es sustituido por Salvador González Sánchez, yerno de José Espina Calatriú. Luego volverá a la política el 28-6-de 1969 pero en este caso como concejal en el Ayuntamiento de Medina, donde estaría hasta el 20-7-1987. Está claro que durante mucho tiempo esta saga familiar tenía claro el principio ese de que "la política la haces o te la hacen".

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV