headerphoto

La comarca de la Janda. La hidrología. 4

El río Barbate es la gran seña de identidad física de esta Comarca. No sólo va a servir de hilo conductor entre el Oeste y Este de la comarca de la Janda, también lo va a hacer del Norte y del Sur de dicha comarca. Exceptuando pequeñas zonas que drenan al Guadalete, al río Roche o Salado de Conil, la inmensa mayoría de la comarca de la Janda drena sus aguas al Barbate. Su cuenca abarca 1.300 km2 de los 1763 km2 de la superficie total de la comarca de la Janda, es decir, el Barbate drena aproximadamente el 75% de esta comarca Además, la parte no drenada también depende de este río; valga como ejemplo el gran interés de los agricultores conileños por la construcción del pantano en el río Álamo (afluente del Barbate) y que recoge las aguas de las sierras de Alcalá y San José del Valle.



Las fuentes del Barbate se sitúan en el Parque de los Alcornocales, en la Sierra del Aljibe, a una altitud de unos 950 m., en un paraje conocido como Puerto Oscuro. Como los ríos mediterráneos que nacen en las béticas, tiene un recorrido muy corto, salvando una gran pendiente en sus 86 Km que tiene de longitud. Su curso alto es muy reducido, menudeando los meandros en su curso medio una vez dejada atrás la localidad de Alcalá de los Gazules. El curso bajo lo constituye la antigua laguna de la Janda y desemboca en la localidad de Barbate, tras formar unas rentables marismas. Su régimen hidrográfico es pluvial de matiz subtropical ya que tiene un máximo muy
pronunciado de noviembre a marzo y un estiaje muy fuerte de abril a octubre. En el verano sólo conservan agua los charcones repartidos a lo largo del cauce de los ríos y los canutos. No obstante, las transformaciones sufridas por todo el sistema hidrológico de la cuenca del Barbate (creación de tres presas de contención –Celemín, Barbate y Almodóvar- además de la polémica cuarta presa, prevista sobre el río Álamo, el cambio artificial del curso bajo con la creación de varios túneles o el sistema de drenaje...), para provocar la desecación de la Laguna de la Janda han ocasionado importantes consecuencias en la estructura natural de este río, que casi lo hacen irreconocible. Sus principales afluentes son el Celemín, el Almodóvar, el Fraja, el Rocinejo, el Alberite, el Álamo...



Parte de los asuntos pendientes que tiene la comarca con el futuro están relacionados con la hidrología, valga como ejemplo los dos polémicos proyectos relacionados con el posible pantano sobre el río Álamo y la posible desecación de parte de La Laguna de la Janda. El agua siempre ha sido en esta zona objeto de lucha y polémica, aunque por los condicionamientos geográficos su presencia ha sido relativamente abundante, su control determina la vida de los habitantes de la comarca. Ejemplo de esta trascendencia es la problemática existente actualmente en torno a los mosquitos y el arroz en la antigua Laguna de la Janda.
En las fotografías, arriba el curso medio foto del Chori, en medio su nacimiento y abajo su desembocadura, foto de Tobarbate.

1 comentarios:

MANOLO MONTIANO dijo...

No digo yo que tenga que ser a costa de construir un nuevo embalse (Álamo) pero deberian estudiarse seriamente las causas de las recurrentes riadas sobre la vega del Barbate y poner remedio por que eso constituye un freno al desarrollo de la agricultura y la ganadería en ésta zona. La agricultura que siempre ha sido importante y lo seguirá siendo por más que digan ha sido ninguneada por la moda del turismo a toda costa. ¿Es que al turismo le estorba la agricultura?. Ahi si tuvieramos desarrollada esta actividad ahora sería la salvación para muchos que no tienen donde trabajar.