headerphoto

Jornaleros en el Tajo

Vienen Cristobal y Antonio subidos en la bicicleta cuando Jerónimo les pide permiso para hacerles una fotografía. Se paran, las extremidades derechas se sueltan de la bicicleta, el pie al suelo y la mano a la cintura. Las izquierdas continuan asidas a la bicicleta. La mano al manillar y el pie al pedal. La imagen se sitúa en El Tajo por donde ahora está la rotonda que da acceso a la actual urbanización Alondras. Un mundo que antes no existía, de reciente incorporación a nuestro paisaje. Vienen Cristóbal Durán Moya y Antonio Casas González de trabajar de Las Lomas, la gorra, la ropa, el saco de detrás, la misma bicicleta los delatan. Cristóbal Durán Moya, alias "el Tartana" era hijo de Juan Durán Fernández y María Moya Paredes. A su padre lo metieron en la cárcel en 1937 porque su hermano José se había pasado en el frente de Pozoblanco a las filas republicanas. Entonces instruído el expediente se ordena meter en prisión a los padres de José. Su madré ingresó, pero al no tener padre y sus dos hermanos no estar en condiciones (Antonio se encontraba en la zona roja en Dayavieja, en una colectividad donde uno de los dirigentes era Juan Sopas y el otro hermano Francisco estaba enfermo con asma) metieron en prisón a Juan Durán Fernández. Su hermano José (tío de Cristóbal) moriría en Mauthausen en noviembre de 1941. Era una familia jornalera y de ideología anarquista, como la inmensa mayoría de los campesinos de la primera mitad del siglo XX. Un tío de Juan Durán Fernández, José había sido miembro fundador como vicepresidente del sindicato anarquista en 1914. Su hermanos Antonio y Francisco habían participado en los Sucesos y juzgados por ello. Por la parte materna muchos Moya Paredes tuvieron protagonismo en los Sucesos y Pedro sería luego el casasviejeño que más se significó políticamente en la oposición del franquismo. Cristóbal Durán vivió en un casarón de castañuelas primero en la calle Benalup y luego en el Tajo, empezó guardando pollos a los seis años, después siguió trabajando en las Lomas, en Marbella, en el campo... Aunque tuvo novia no se casó nunca.
El de la izquierda, Antonio Casas González, alias Fogarín, era hijo de Ana García y Antonio Casas. Vivían en el Tajo, justo al lado derecho de la foto, enfrente de la casa de la madre de "Curro Tolino" que es la casa que se ve en la esquina de la foto. Se fueron a Valencia en busca de mejor vida aunque fue de los que regresó. También se mudó a la calle Medina. Antonio Casas trabajó en lo que pudo, de jornalero, en el campo, en las Lomas, en Valencia, en la construcción. Luego abrió un bar, donde vendía churros y montaba chiringuitos en la fiestas de la Yeguada.
Lo que más impresiona de las fotos de Mintz son el fondo tan amplio que tienen todas y la complicidad de las caras que fotografía. Si las observáis fijamente estan posando, pero sin posar, no miran a la cámara directamente, hay una naturalidad y una empatía impresionante. Dos jornaleros del Tajo en bicicleta, que como toda su familia tuvo que luchar por salir adelante en unas condiciones adversas, buscando espárragos, tagarninas, cazando, trabajando en las Lomas, emigrando... volviendo...En el fondo el padrón, las chozas, los casarones, las casas con techo de uralita, las tunas... Y Mintz, con su cámara y con su complicidad con este tipo de gente, realza la grandeza de una forma de vivir y enfrentarse a la vida. Si tuviera que titular esta foto lo haría con la palabra dignidad.

En el año 69 un miembro de las fuerza de seguridad de España llegó a la casa de Mintz con un informe donde decían que él se dedicaba a tomar fotos para riduculizar a la gente pobre. ¿Todos los informes de la "inteligencia franquista" serían tan acertados como este?

0 comentarios: