headerphoto

Las Calamidades. Definición. 1

De 1876 a 1931 transcurre lo que se denomina Restauración. En esta etapa el Nuevo Régimen de carácter conservador se consolida, la Iglesia pierde muchas de sus funciones del Antiguo Régimen como por ejemplo gestionar la caridad hacia los jornaleros en situaciones límites. En este periodo el Ayuntamiento de Medina declara en cuarenta ocasiones la situación de Calamidad o “caridad en desgracia” que era el nombre que recibía entre los propietarios. Estos expedientes que en principio tenían un carácter extraordinario van a ser tan frecuentes durante la Restauración que como veremos se ritualizan. El seguimiento de ellos a través de las actas capitulares del Ayuntamiento de Medina nos va a permitir comprobar el estado económico y social durante la Restauración de nuestra zona. Para acercarnos a su definición nos apoyaremos en Anónimo del libro de Mintz los anarquistas de Casas Viejas: “Cuando la lluvia y el mal tiempo constantes impedía a los trabajadores ir al campo, se enviaba limosnas de pan a las familias, como se hacía en época de la monarquía. Esta “caridad en desgracia” como se la conocía popularmente, consistía de dos libras y media de pan por persona. Para recibirla, los campesinos se ponían en una larga fila según una lista de nombres para recoger cupones en la oficina municipal. Los cupones eran distribuidos a todas las panaderías y cambiados por pan”.

De las cuarenta calamidades estudiadas en el periodo citado diecinueve se dieron en los meses de invierno y 21 en los meses de primavera. Los meses donde más calamidades se declararon fueron Marzo (13), Enero (9) y Febrero (8). 36 han sido por causas de las lluvias, habiendo tres por sequía en marzo y una en verano. Las tres debido a la sequía corresponden al mes de marzo de los años 1905, 1906 y 1907, siendo especialmente dura la crisis de 1905. En un acta capitular del 16-6-1878 podemos leer “Acto seguido expuso el Señor Presidente que estando para terminar la recolección porque la cosecha a más de ser casi mala se había anticipado hasta el punto de que cuando se debían empezar se están concluyendo las faenas propias de la temporada de verano, quedarán en esta Ciudad a fin del presente mes que esto suceda dos mil jornaleros faltos completamente de ocupaciones y demandando trabajo donde ganar el alimento de ellos y sus familias”. No obstante, las calamidades provocadas por la sequía son muy excepcionales, siendo lo tradicional que las situaciones de emergencia vinieran dadas por las lluvias de invierno o de primavera.



Las calamidades hunden sus raíces en el estado de subdesarrollo económico de la zona. Se la relacionan con las hambrunas del Antiguo Régimen. Tienen además nexos con la climatología extrema propia de una zona ubicada en la transición entre las latitudes cálidas y templadas, entre dos continentes, alternando periodos de grandes precipitaciones con otros de sequías. Además, como estamos dentro de un sistema de agricultura tradicional con gran importancia de los factores humanos y poco de los tecnológicos, las condiciones climáticas marcaban sobre manera dichos cultivos agrarios. Generan además de consecuencias económicas, graves enfrentamientos sociales. Vemos en Rebeldes Primitivos de Eric Hobsbawm “Las condiciones económicas determinaban en forma natural el momento y la periodicidad de los brotes revolucionarios, por ejemplo los movimientos sociales tendían a tener su punto de mayor intensidad en los peores meses del año— de enero a marzo, cuando menos trabajo tienen los jornaleros (la marcha sobre Jerez de 1892 y el alzamiento de Casas Viejas en 1933 tuvieron ambos lugar a primeros de enero)". Arriba la Alameda de B/CV en 1920 en foto de Fernández, abajo los jornaleros de la Mano Negra en 1877

0 comentarios: