headerphoto

El cono del aprendizaje

Hay quien contaba el paso de la vida por San Miguel (antiguamente se contrataban las tareas del campo el 29 de septiembre de cada año), otros por carnavales y otros lo hacemos por cursos educativos. Para estos últimos va hoy esta entrada. No pretendo pontificar en nada, cero son las pretensiones que tengo, sólo reflexionar sobre lo que me interesa y compartirlo con quien le apetezca. La entrada de hoy versa sobre el modo en el que aprendemos, dejando claro que una cosa es la enseñanza y otra el aprendizaje. Para ello voy a comparar la educación de España con la de Finlandía, para concluir con el cono de Dale.
¿Por qué los resultados de PISA son tan buenos en Finlandia y tan malos en España?
Hay quien dice que la causa es que en Finlandia hace mucho frío y en España muy buen tiempo, vale, también hay quien opina que los andaluces somos flojos por culpa del clima. No me creo nada. Otros argumentan que la causa está en el sistema: “En Finlandia el 97% de las escuelas son públicas y la enseñanza obligatoria se inicia a los 7 años. La primera etapa, hasta los 12 años, se desarrolla en colegios pequeños y de ambiente familiar… En este país normalmente no hay suspensos y que se repita curso es muy raro (30% alumnos no terminan la ESO en España, en Finlandia no llega al 1% el fracaso escolar). Hay alumnos que empiezan a las ocho de la mañana para dar clases de refuerzo. Recibir ayuda escolar es algo habitual”. Recuerdo que una vez vino un padre con muy malos humos al instituto porque su hijo se había quedado rehaciendo un control. Pero no creo que la razón fundamental de las diferencias en la educación entre Finlandia y España sea el sistema, no es una cuestión de cantidad (recursos, número de profesores, ratio, etc), sino de calidad y la calidad la dan los protagonistas. En primer lugar la administración. Existe en Finlandia un pacto de estabilidad por el que las principales fuerzas políticas han consensuado dejar madurar el sistema que previamente han negociado y definido mediante acuerdos. En segundo lugar los padres, ellos “también se involucran en la educación de sus hijos, y sobre todo son conscientes que la “buena educación o maneras” son responsabilidad suya”. Y en tercer lugar los profesores. El profesor es la piedra angular del sistema educativo finlandés. La diferencia de resultados entre la educación finlandesa y la española es parecida a la existente entre el prestigio social que tiene el profesor en estos dos países. “Para obtener el título deben enfrentarse a un tribunal de expertos y otro de niños, con el fin de demostrar que saben explicar”. Pero de todo lo leído la conclusión que obtengo es que la metodología empleada por los profesores influye en estos diferenciales. "Los profesores se comprometen con el éxito de cada alumno, haciendo una cuestión profesional y personal del avance individual del mismo". Para crear este clima es necesario vocación, prestigio, sueldos, recursos… En Finlandia se busca “la uniformidad por excelencia en lugar de la uniformidad en la mediocridad”. Creo que el problema que tenemos en España con la eduación es un problema tan amplio y profundo que no se puede corvertir a los profesores en paganos de todos los problemas educativos. La educación que tenemos es reflejo de la sociedad en la que vivimos. Escrito esto, también es verdad que los profesores tenemos mucho que decir y hacer.
“Los profesores finlandeses trabajan mucho en grupo con sus alumnos, buscando retroalimentación de los mismos y realizando clases participativas, donde el ambiente es relajado y tolerante. Este hecho contrasta con la filosofía clásica española, donde el profesor imparte una clase magistral”. Parece claro que no se puede educar a sujetos del siglo XXI con objetos y formas del XIX. En 1969 Edgar Dale desarrolló un modelo que clasifica los métodos de enseñanza aprendizaje en función del éxito obtenido en los alumnos aplicados. El criterio básico utilizado fue el averiguar qué recordaban los alumnos dos semanas después de estudiado un tema con diversas metodologías. Este cono del aprendizaje es muy conocido en nuestro mundo profesional, pero me lo encontré el otro día buscando otra cosa y pensé montar una entrada en torno a él. Cada vez que lo repaso coinciden más sus resultados con la forma en la que yo voy aprendiendo. De hecho, comentaba en otra entrada que la razón de ser de este blog era que se había convertido en un instrumento que me servía para aprender sobre la historia de este pueblo. E insisto en el verbo aprender, totalmente distinto al de enseñar. Pienso que en Finlandia se le da más importancia al aprendizaje y en España a la enseñanza y deberíamos tender al modelo finlandés.
Luego las lecturas sobre la educación en Finlandia me llevaron al vídeo de abajo. Saco varias conclusiones. “La creatividad es tan importante en la educación como la alfabetización... Picasso dijo que todos los niños nacen artistas… Somos educados para perder la creatividad y la imaginación”. ¡Cuánto me gusta lo que se dice en este vídeo!


1 comentarios:

Juan José dijo...

¡Buen vídeo´, sí señor!