Entradas

Mostrando entradas de diciembre 20, 2009

LOS CAMELLOS NO PUEDEN SUBIR ESTAS CUESTAS

Imagen
La niña Caridad Reyes Rodríguez vivía en la choza con sus abuelos maternos, Caridad Gutiérrez y Manuel Rodríguez. Conocida por todos como CARI, el tiempo de su infancia se le iba en los carrerones que pegaba por el pueblo, jugando y consiguiendo algo de comer y que llevar a su abuela, porque la pobreza era la dueña de la choza.
Dice mi madre que el cura D. Manuel Muriel les daba, en vísperas de Nochebuena, unos buñuelos a los niños en una hoja de palma. Claro que para eso tenía que estar todo el año asistiendo a la catequesis; pero, cuando lo más necesario es escaso, es un buen contrato: Yo asisto todo el año a las catequesis y Vd. Me da unos buñuelos en Navidad. Buen negocio, de los de aquella época.

La niña Carí se sentaba en la alameda y se los comía todos de golpe. Ahora, con sus 72 años, se le ponen los ojos llorosos y me dice: ¿cómo no se me ocurrió guardar uno para mi abuela Caridad?. Yo le digo: Mamá: ella no lo hubiese permitido y tú tenías 7 u 8 años.
El día de Navidad, la pequ…

Agadir

Feliz Navidad

Imagen
Make Your Own Christmas Tree Card
Voy a poner el blog a descansar hasta primero de año, él y yo nos merecemos un descanso. En el día de hoy, cautivo y desarmado el año laboral, mis obligaciones se extinguen hasta entrado el 2010. El tres o el cuatro volvemos. A no ser que se encarte cualquier entrada. Ha sido un cuatrimestre duro, de muchas satisfacciones, hay que escribirlo. El libro salió muy bien. Ha sido una pena que haya habido que se ha quedado con las ganas de tenerlo. Yo albergaba la esperanza de hacer una segunda edición, y aunque es lo último que se pierde parece que por ahora no va a ser posible. Coincidiendo con la publicación de Itinerarios por Casas Viejas han aumentado los comentarios y la colaboración de la gente. Creerme si escribo que cada vez que recibo un comentario me llevo una alegría. Aunque también aumente mi curiosidad por saber quien es esa mujer que me manda un ramito de violetas en forma de comentarios. En el 2010 pretendo seguir con el blog, pero necesito …

Comentario que sube de categoría

Querido Salustiano:
Cuando estuve documentándome para escribir la novela encontré tu web y, efectivamente, tal como he dejado escrito, encontrarla para mí fue un pequeño tesoro.
Que compartas tus conocimientos con las demás personas es digno de elogio y admiración. Por ese motivo incluí tu web en la bibliografía y, además, al lado de nombres como Raymond Carr, Pierre Vilar o Javier Tusell. Detallé también su url con el deseo de que la gente visitara la web y disfrutase tanto como yo disfruté.
Subí los apuntes bibliográficos a Internet, concretamente a la plataforma Scribd, para, precisamente, COMPARTIR con las demás personas el valor de las fuentes de información si se quiere hacer un trabajo serio. He cambiado la url de los apuntes bibliográficos (los he escrito en arial para que se lean mejor en pantalla). Ahí va:
http://www.scribd.com/doc/24382123/Apuntes-bibliograficos-de-Nuevas-ocasiones

Es, simplemente, un pequeño reconocimiento a un trabajo bien hecho.

¡Ah, gracias por citar mi novel…

Serán cenizas, pero tendrán sentido y 2

Imagen
Podemos constatar como se le daba tanta importancia a la historia y a la religión en la educación franquista para imponernos no una forma de pensar, de ser o actuar, sino un dogma. Y para ello se utilizaba una metodología concreta. Sigo con Sopeña:"Jerarquía, obediencia, disciplina: otros que tal bailan; pilares de la sociedad natural, de la gran hermandad; claves de la convivencia integrada y armónica en aras del bien común, del engrandecimiento patrio… Dicho de otra forma: sacralización de las desigualdades, caudillismos y oligarquías; negación de los derechos elementales y tumba de reivindicaciones. Jerarquía, obediencia disciplina…; resignación, conformismo, sumisión". No me gusta esa concepción de la enseñanza y hasta me asustan algunos ramalazos o tic que puedan quedar de ella. Será por ello que me dan escalofríos recordar cuando tenía que escribir cien veces "no tengo que hablar en clase", la inmensa injusticia que me parecían los frecuentes castigos colecti…

Nuevas ocasiones

Imagen
Entre los múltiples servicios que ofrece google, la alerta de gmail es uno de los que más utilizo. Consiste en que tu pones el nombre de una actividad, persona o institución que te interese seguir y te envían automáticamente un mensaje si aparece en la prensa. Una de las alertas que tengo es el centro donde trabajo; el IES Casas Viejas y hoy he recibido esta alerta. Resulta que Juan Pedro Molina ha publicado una nueva novela; Nuevas ocasiones y una de las fuentes bibliográficas utilizadas ha sido la página web de historia de este Instituto. Juan Pedro Molina Cañabate, nació en Madrid en 1969 y es profesor de Periodismo Institucional en la Universidad Carlos III de Madrid. Pasado el primer momento de orgullo, en el que uno se siente bien porque algo en lo que tú has colaborado es calificado como "pequeño tesoro", viene una segunda reflexión que me parece más interesante. Una de las grandes diferencias entre los hombres y los animales animales es que los primeros utilizan la e…

Feliz Navidad

Imagen

Serán cenizas, pero tendrán sentido 1

Imagen
Estamos en época de evaluaciones en la enseñanza y por eso, (pese al título de esta entrada), no voy a hablar de amor, lo haré de educación. Para ello utilizaré las mil y una interpretación posibles del famoso verso de Quevedo. He estado leyendo y releyendo la obra de Andrés Sopeña "El Florido Pensil" y me ha resultado imposible no comparar la educación actual con la franquista. Mi posicionamiento es claro, hemos mejorado tanto que no admito, es un escribir, siquiera eso de "ni lo de antes, ni lo de ahora, antes se pasaban y ahora no llegamos". Me gusta, ahora y siempre, más ir de viaje de estudios a Italia, que gastar mis energías intentando demostrar mi supuesto poder. Creo que Sopeña retrata muy bien la educación que tuvimos muchos de los que ahora nos dedicamos a ella: "Tras la anécdota de la vacua y retórica exaltación imperialista y patriotera, de la delirante reinterpretación epopéyica de la historia, del guiñolesco culto a la personalidad, del tenebro…