Los cadáveres de San José de Malcocinado y 2

Sigue el País:" Como su padre, y como el Seisdedos, Paco Sánchez ha sido campesino toda su vida. A sus 76 años le falla la memoria para algunas cosas que pasaron hace una semana. Pero su recuerdo es nítido e implacable cuando enfoca los acontecimientos de 1933, los que aparecen en los libros de historia como Los sucesos de Casas Viejas."El Seisdedos se llamaba Silva, creo que Juan Silva", recuerda Paco Sánchez. "Lo de Seisdedos, era de verdad: aquí, al lado del dedo pequeño, le salía otro así como de lado, más pequeño. Todavía hay familia suya por el pueblo, y también tienen las manos así". "Como se sabe Juan Silva era uno de los yernos de Seisdedos, casado con su hija María. Después viene una frase demoledora, un titular para la Historia de España:"Eran buena gente, pero, usted sabe, estaban metidos en política, muy metidos". Prosigue con el relato de los hechos: "Silva no fue el primero en morir", prosigue el viejo. "En el mismo patio de vecinos donde yo vivía, un día antes de quemar la casa [el 10 de enero (11)], cogieron a Manolo, Manolo Quijada. No eran guardias civiles, ésos eran más suaves, sino lo que llamaban guardias de asalto, aquellos que iban de azul, con porra y un mosquetón. A Manolo Quijada lo mataron a palos, según se lo llevaban de casa. Era un hombre de campo, y un cabecilla republicano. Los guardias estaban borrachos perdidos. También mataron a otro vecino mío que tenía 83 años, de un tiro, delante de su nieto. Matar a un hombre de 83 años..., para qué harán eso". Para qué hicieron eso, poca gente lo entendió. Los cenetistas y los comunistas arremetieron contra Azaña por la acción sanguinaria de la Guardia de Asalto. Y la derecha, olvidando por un momento sus continuas llamadas a la represión firme, encontró una oportunidad de oro para atacar al Gobierno de izquierdas. Cuando Azaña conoció los detalles, dos meses después, confesó su desolación". Ya se sabe lo que ocurre con las historia orales, hay mucha exageración y datos erróneos, pero el fondo suele corresponder con la verdad de lo ocurrido. Termina la crónica de El País: " Manuel Sánchez Aparicio es el propietario de la venta El Negro, situada a pocos metros de la cuneta donde han aparecido los restos humanos. Fue quien encontró el primer cráneo -"enterito, de esos que se ríen con todos los dientes"- y avisó a la Guardia Civil. Está convencido de que los huesos provienen de "los sucesos de Casas Viejas", y cuenta decenas de historias que oyó de su padre y de su abuelo: la historia de El Limosna, el matarife que murió de un infarto al reencontrarse con una de sus supuestas víctimas, historias de camiones que supuestamente llevaban cadáveres de Casas Viejas a Medina-Sidonia y nunca llegaron a su destino. La gente le escucha en el bar. Todo el mundo ha oído historias parecidas. No son cosas para olvidar". Es curiosa esta contribución a la extensión del mito y la leyenda de Casas Viejas, el día anterior, el 15, el País recogía la hipótesis que parece ser más cierta: "El arqueólogo Salvador Montáñez dijo a Efe que los cuerpos proceden probablemente de la época árabe". pero en letra pequeña y sin darle mayor importancia porque no contribuía a la espectacularidad del enfoque elegido para la noticia. Está claro que vende más si los restos eran de los Sucesos, aunque no podían ser, que si eran de época musulmana. Es obvio que resulta más mediatico hablar de Seisdedos, el capitán Rojas y Azaña que de Calatrava, un poblado hispanomusulman situado cerca de la cueva de Algar y de donde se encontraron los restos, que el geográfo árabe Idrisi denomina Faisana. Este poblado actualmente se conoce muy poco y sola ha sido excavado parcialmente. Pero no carguemos la culpabilidad sólo sobre la prensa. Han pasado 12 años y nadie de la administración, pese a la repercusión de la noticia (decía el Mundo: "Hasta que no haya versión oficial, el abanico de posibilidades es inmenso"), ha dicho a que época correspondían esos restos, lo mismo que pasó años después con otros que se hallaron en el campo de golf de Benalup. Y el mundo universitario en su burbuja debería ser consciente de que la extensión y divulgación del conocimiento es la forma más correcta para luchar contra los mitos y las leyendas.
Foto Matía Romero

Comentarios

Entradas más vistas

Hasta que no encuentre el jato, los huevos te ato, Pilato.

Casas Viejas en el festival de cine de Málaga

Intervención con motivo de la concesión de la medalla honorífica de Benalup- Casas Viejas. José González Benítez. 3

Discursos institucionales medalla honorófica 2020. Por un pueblo mejor. José Luis Pérez Ruiz. 2

Discurso de aceptación de la medalla. EL BUCLE DEL TIEMPO. Salustiano Gutiérrez Baena. Y 4

Federación de Comunidades de Campesinos de la provincia de Cádiz

Siempre sirviendo