BIC para los sitios de Casas Viejas

Es verdad que nos puede parecer que la medida ha llegado tarde, que se debería haber protegido todo el solar implicado para que el centro de interpretación fuera más amplio o que es consecuencia de la polémica del 2005 con el hotel Utopía, pero lo cierto es que la incoación del expediente para declarar BIC los sitios de Casas Viejas es una espléndida noticia. No sólo porque de los Sucesos se han hecho eco la prensa nacional y no para resaltar un aspecto negativo o polémico (¡albricias!), no sólo porque se han convertido "en el primer "LUGAR DE MEMORIA", en Andalucía, con protección jurídica, en este caso bajo la figura de Bien de Interés Cultural", (al igual que con la celebración del 50 aniversario organizada por la CNT-Andalucía que fue el precedente de todo ese magnífico movimiento de recuperación de la memoria histórica que surgió 20 años después), sino también porque esta declaración va a contribuir a instalarlos de una forma tranquila y pacífica dentro de la memoria colectiva de nuestro pueblo o al menos va a significar otro paso más adelante en ese deseable proceso. Desde el 92 que llegué aquí he oído muchas veces que "eso pasó por meterse en política", "la caca (o similares) cuanto más se mueve más huele", "los muertos hay que dejarlos en paz, "de eso no se ha hablado nunca y no debería hablarse más", "¿qué buscarán estos?" y etc, etc. Además de negativas a hablar de aspectos concretos y de amenazas de denuncias si publicábamos otros. Pero lo peor era el convencimiento de que lo que intentó Rojas y su amplio entorno en dos días y consolidó Franco en cuarenta años estaba conseguido o al menos así parecía. "Siempre ha habido y habrá pobres y ricos", "la política para los que comen de ella", "fue una desgracia y les pasó por tontos"... de tal forma que la sustitución del topónimo Casas Viejas por Benalup de Sidonia a través de la política de los hechos consumados y sin que hicieron falta "papeles" o actas oficiales iba a culminar e instalar en el colectivo identatario del pueblo un sentimiento de culpa, de bochorno, de fatalismo andaluz, de conformismo... que está resultando muy complicado eliminar. El inicio de expediente de BIC para los sitios de Casas Viejas no es la culminación de nada, es otro pasito más en ese camino necesario de recuperar nuestra dignidad histórica. Quiero aprovechar la ocación para felicitar a Belen González, el alma del proyecto, por su implicación, por contar con todo el mundo y por su cariño a este tema. Bienvenida al club de los "enganchados de Casas Viejas". También al Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas que ha sido el impulsor de facto de esta iniciativa. Pero, considero, que ello ha sido así, porque ha habido bastante gente que se ha jugado mucho en el intento que ha puesto las presiones y condiciones necesarias para que la administración local tome esta y otras iniciativas. Y me tengo que acordar de Mintz, Pepe Pareja, Pepe Milar, Monroy, Pavón, Anónimo, Pinto... que en los años sesenta desafiando a Franco y a su Guardia Civil ayudaron a preservar estos hechos. Y me tengo que acordar de los que en la transición le pusieron un nicho a las victimas en el nuevo cementerio, o los que le pusieron el nombre de Casas Viejas independiente a su equipo de fútbol sala o concurso flamenco o el nombre del Instituto en el 89. También de Moncayo y su gente en la obra de teatro del 90, de los profes y alumnos del instituto que tanta "vara" han dado por esas calles de Casas Viejas, del libro "La Tierra" y de la exposición Casas Viejas desde Casas Viejas, del movimiento anarcosindicalista que muchas veces nos ha regalado rabillos de pasa a los que estamos dentro, a Seve, el cartero, a Antonio, a la peña del Cádiz que con sus celebraciones se posicionaban contra el olvido, de la asociación Ben-alud y sus jornadas recuperando la historia, del hijo de la luna y su obra de teatro y a muchos más que no cito por cuestiones de espacio. También quiero reseñar la contribución de los propietarios de esos sitios, aunque a veces ha fallado la necesaria previa comunicación con ellos.Todos ellos junto al Ayuntamiento, a veces al lado, otras enfrente, hemos contribuido a la declaración de BIC de los sitios de Casas Viejas.
En septiembre de 1982 en pleno conflicto por el paro comunitario, el alcalde pedáneo de entonces, mi admirado Antonio Orellana no tuvo más remedio que declarar "
Aquí somos gente pacífica, a pesar del mito que pueda haber sobre los habitantes de Casas Viejas... Ahora sólo se trata de reivindicar trabajo y el pan. Cuando la sublevación de casas Viejas no tenían nada para comer y eran más radicales por eso. No somos un pueblo revolucionario" declaraciones que reflaban un cierto complejo de culpabilidad o un año despúes, el 21 de junio de 1983, el recien estrenado alcalde Francisco González Cabaña decía a la Vanguardia: "“La gente quiere olvidar aquel episodio de la Historia y, aunque cada vez que pasa algo gordo todo el mundo invoca el nombre de Casas Viejas como si alertara de lo que puede pasar, nosotros preferimos que se nos tenga en cuenta por lo que somos y no por lo que pasó”.
Los Sucesos de Casas Viejas representan el precedente de la Guerra Civil por muchas cosas, entre ellas, porque significó que una España quiso aniquilar y borrar a la otra de forma violenta. Los que murieron no lo fueron producto de la mala suerte, fruto del azar u otra calamidad más de origen sobrenatural o simplemente cuestión de destino, sino que tenían una ideología concreta, pertenecían a una clase social determinada, vivían en unos lugares específicos, existían unos precedentes dados y habían querido cambiar el orden establecido. Casi siempre han escrito la historia los vencedores y por eso las victimas eran los culpables, lo que se denomina la justicia inversa. La celebración de la concesión de BIC para los sitios de Casas Viejas puede y debe ser otra oportunidad más para recuperar no solo la memoria, sino también la dignidad y el orgullo.Las fotos, de arriba hacia abajo, son de La corraleta de Seisdedos (Serrano), la Calle Nueva, la plaza (Campúa), el antiguo cuartel de la Guardia Civil (Mintz), la tienda de Montiano (Sánchez del Pando), la calle San Juan, la plaza el Pijo (Campúa), el sindicato (Serrano) y antiguo cementerio (Mintz).

Comentarios

Entradas más vistas

Ayer murió Manuel Fernández Pérez-Blanco

Cabalgata de 1988

El arco del beso

Patrimonio cultural familiar de B-CV. Casos concretos. Moliendo el trigo y haciendo el pan. 22

Patrimonio cultural familiar de B-CV. Casos concretos. La familia Barberán Castellet. 12

Patrimonio cultural familiar de B-CV. Casos concretos. La familia Grimaldi Sánchez. 19

Patrimonio cultural familiar de B-CV. Casos concretos. José Luis Orellana Jordán, "Torrijas". 20

Calle Limón. Por Antonio Castellet Casas

La historia de una máquina de coser. Por Antonio Rivas Cabañas

La renta en la provincia de Cádiz. El caso de Benalup-Casas Viejas. 1