Los hermanos Laritas

Recuerdo que en una presentación Power Point que proyectamos en la casa de la cultura sobre la historia del pueblo hubo un momento en que, en mitad de ella, la gente estalló en aplausos. Era el instante que en pantalla salían los hermanos Laritas. Si hay unos personajes que han quedado en la memoria colectiva de esta generación de benalupenses, estos son sin duda, los hermanos Bernardo y José, que pasaban el tiempo preguntándose entre ellos como estaban. Lo primero que habría que decir de ellos es que eran polifacéticos. Porque te sacaban una muela, te vendía un reloj o te vendían tomates y pimientos. Aunque la profesión más características, más que relojeros, tenderos o dentistas eran barberos. Como decía Manuel Pérez Regordán: En un pequeño local, pintado de azul y decorado con numerosas estampas de almanaques se encotraba un raído sillón de rejilla en el que se disponía a ejercitar su profesión un barbero regordete y bajo, calvo, de ojos saltones, y cara redonda en la que campeaba una pequeña nariz que coronaba, graciosamente, un rídiculo medio-bigote rubio que circundaba, temeroso, el labio superior…” Ambos vivían en la calle Independencia número 10 (antes calle Medina). Eran solteros y vivían solos. Se hacían la comida y las labores de la casa, presumiéndo de su independencia. Bernardo nació en 1925 y murió en 1984 y José en 1932 y murió en 1987 ambos estaban muy unidos. Pero, más que por sus habilidades como barberos o dentistas han pasado a la historia por su dominio de la cirugía oral. Aunque les hablaban a todas las personas de usted, con un respeto y una pose muy característica son los autores de muchos de los motes que todavía circulan por el pueblo. En este sentido, dejaron una profunda huella en el pueblo que ha tenido bastantes seguidores. Donde estuvieran eran los protagonistas, sobre todo, al final de su vida. En esta última etapa un desgraciado incidente los hizo ser protagonistas del estribillo más famoso de la historia (al menos reciente) de nuestro carnaval: “El estribillo de Los Travoltas, en su forma original era:

"Trincamo “ar” gallino que está en Palomino

le damos dos cortes
y con habichuelas lo” vamo a comé”
está ¿lo ves Nardo?
- estamos .Lo sé”
después todo el mundo decía Bernardo y José, pero se le temía a posibles denuncias por parte de los implicados”

El tiempo, juez implacable, ha sido generoso con ellos. El cariño que se les tiene en el pueblo es proporcional a los retratos que cuelgan en bares, establecimientos y casas particulares de ellos. El retrato de los dos en el taxi de Benítez debe ser una de las fotografías más comentadas de la localidad. Lo mismo que el estribillo. “Estamos Bernardo. Estamos José”. Frase que irremediablemente va seguida de la coletilla: “Personajes como aquellos ya no se dan”. Los hermanos Laritas son algo muy parecido a la representación de la nostalgia.

Comentarios

Entradas más vistas

Ayer murió Manuel Fernández Pérez-Blanco

Cabalgata de 1988

El arco del beso

Patrimonio cultural familiar de B-CV. Casos concretos. Moliendo el trigo y haciendo el pan. 22

Patrimonio cultural familiar de B-CV. Casos concretos. La familia Barberán Castellet. 12

Patrimonio cultural familiar de B-CV. Casos concretos. La familia Grimaldi Sánchez. 19

Patrimonio cultural familiar de B-CV. Casos concretos. José Luis Orellana Jordán, "Torrijas". 20

Calle Limón. Por Antonio Castellet Casas

La historia de una máquina de coser. Por Antonio Rivas Cabañas

La renta en la provincia de Cádiz. El caso de Benalup-Casas Viejas. 1