El bar Palomino

Nos han llegado muchas fotografías nuevas de la familia Mintz. Una de las joyas que ha llegado es la primera foto de hoy. Hay muchísimas más y progresivamente les iré dando la difusión oportuna. Los dos personajes que aparecen en la primera fotografía son Curro Cózar Guillén y Juan Moreno Vidal. Se encuentran en el bar Palomino, nombre que le viene de la bodega Palomino y Vergara. El bar se abrió en el año 1960. Dice el refrán que las grandes esencias se guardan en frascos pequeños. Este establecimiento era muy pequeñito, alrededor de 10 ó "12 metros cuadrados" st="on">12 metros cuadrados. La barra era pequeña. A la izquierda estaban los barriles de vino, y en el fondo pequeñas repisas donde se colocaban las botellas de los diferentes licores, que como se observa en la primera fotografía, existía un dominio aplastante del anis. Para enfriar las bebidas se utilizaba una especie de nevera que se rellenaba con hielo. Contaba con 2 ó 3 mesas redondas, del tipo tijera, que se ponían en la puerta los días de sol. La clientela estaba formada mayoritariamente por cazadores. Allí se reunían para comentar anécdotas de caza, contar alguna que otra "mentirijilla" y hablar de las hazañas de sus perros. El bar no solo era el centro de socialización, sino también a veces funcionaba como un polvorín, fabricando cartuchos de caza. Todos colaboraban. Unos recogían los restos de plomo que en ocasiones procedían de sobrantes de las instalaciones de agua; otros los llevaban a Jerez o a San Fernando para convertirlos en la munición; otros recogían la pólvora y el detonador; otros los cartuchos vacíos ya utilizados para volverlos a usar y la mayoría colaboraba en el mismo bar en el proceso de recarga, con materiales muy rudimentarios. Cuando los cartuchos de cartón se mojaban, se llevaban al horno de una panadería para secarlos, convirtiéndose el cartucho por efecto del calor, en un auténtico misil. Las personas que desconocían el ambiente del bar se sorprendían, a veces, al pasar por la puerta y "oir" tantos disparos y "ver" como los cazadores "disparaban a las piezas". Fue el lugar donde ocurrió alquel incidente que sirvió para el estribillo más famoso de nuestra carnaval. Aquello de: "Trincamo “ar” gallino que está en Palomino..." Era tanta la camaradería que existía entre todos que cuando Curro no podía abril el bar, algún cliente se encargaba de abrirlo, servir a los demás y dejar apuntado con una tiza en la pizarra los vasos que cada uno se había tomado. Yo he tomado esta información del artículo de hoy de un prestamo que tenía guardado. Al que dió la información sé que no le va a molestar, por si acaso le tengo preparado un regalo de compensación. Aquel americano entrañable que regalaba libros, nos sigue trayendo hoy nuestra ensencia. La guardó en frascos pequeños, atrapó la luz de un instante en una diapositiva y su familia nos la ha dado para que la hagamos extensiva a sus verdaderos propietarios.

Comentarios

Entradas más vistas

Vídeo sobre la Segregación de B-CV

Casas Viejas y yo. UNA CRÓNICA BREVE DE DIECINUEVE AÑOS EN CASAS VIEJAS. 8. Por Juan Moncayo

En la pizzería La Fontana

La ley de términos municipales

Los lugares emblemáticos de Mintz. El ámbito público. Los niños. La calle y los juegos.

Patrimonio cultural familiar de B-CV. La caza. El Furtivismo y Francisco Aragón. 26

Los lugares emblemáticos de Mintz. Ambito público. Panadería Adela.19