El tio Coronil

Desde 1713 que empezó a consturise hasta fechas recientes, el Monasterio del Cuervo ha sido un lugar donde se han dado prácticas ermitañas. El desierto de San José del Cuervo reunía las condiciones necesarias para ello. Por diversas circunstancias, muchas personas optaban por alejarse “del mundanal ruido” de Fray Luís de León y vivir con y de la naturaleza. El último ermitaño laico del Monasterio de Cuervo responde al nombre de Manuel Coronil; el tío Coronil. En sus tiempos el Monasterio, que había sido desamortizado en 1835, era propiedad de Vicente Ruíz, el Molinero, con el cual tenía un acuerdo para que sus cabras pudieran pactar libremente por esos terrenos a cambio de una determinada cantidad de dinero. El tío Coronil vivía allí, cuidando sus cabras y alimentándose en régimen de economía cuasi depredadora. Se le podía aplicar ese texto de Luís Mora Figueroa: “pateando desde el puerto del Moro o la pasada del Helecho al puerto del Viento y cancho de los Venados, o desde la cuerda del Alisoso al puerto de la Cebada, pesquisando paso a paso el viejo y frustrado desierto cenobítico-eremítico”.
Persona de otros hábitos de vida y otros valores no tenía en cuenta los del mundo coetáneo con él. Coincidió con "el hermano Antonio" ese curioso personaje que buscaba un tesoro en aquellos lares y que había engañado hasta a los nazis. La escasez de ropa y de higiene le delataba muchas veces. Me impresionó leer en el trabajo de una alumna sobre él, que una persona se acordaba más de su olor que de su cara; “olía a jara y monte”. Ni el mundo entendía al Tío Coronil, ni el entendía el mundo que a sus contemporáneos le había tocado vivir. Muchas son las anécdotas que cuentan del Tío Coronil, sobre todo relacionadas con su especial forma de vivir. Posiblemente había renunciado al mundanal ruido, para vivir con la misma libertad que los animales en el monte. Los altercados con la Guardia Civil fueron numerosos, nunca llegó a entender muy bien eso de que la propiedad privada era sagrada y que "ahí" no podían entrar sus cabras. Tanto él como Lobón encontraron en la benemérita la oposición institucional para llevar a la práctica su concepción de la vida. Se estaba acabando la ley vieja y se imponía la nueva. Especial atención me merece el fin de su historia. Al final de su vida las monjas, los servicios sociales de la época, se lo llevaron a un convento a Medina. "Le llaman Cuerbo porque saca los ojos; esto es porque todos al ver sitio tan aspero, i impenetrable se lastiman de melancolía que al ver aquel sitio por los ojos les entre i entrysteze". Aunque intentaban que se acostara en la cama, él insistía en dormir en el suelo, como toda su vida. Poco después murió. “Aunque en la memoria de muchos sigue viviendo, en su campo, con sus cabras y su olor a jara y monte”. El tío Coronil es un genuino representate del grupo de personas que ha querido vivir en el Monasterio como un lugar natural y virgen. Siempre ha habido otro grupo que ha intentado acabar con ese carácter indómito y de desierto, convirtiéndolo en algo más "civilizado y humano". La victoria empezó en 1810 con la invasión del desierto por las tropas napoleónicas, se concretó en 1835 y ha avanzado durante el siglo XIX, XX y lo que llevamos del XXI. Peso a todo, esperemos que la jara y el monte sigan imponiendo su dominio.
La foto es de Minzt. Me parece interesante este otro artículo de Vicente Peña

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Casas Vilejas en el Smithsonian. Los pueblos vecinos. La romería de los Santos. 1

Nueva apertura del bar de Pepe

Casas Viejas en el Smithsonian. Los vídeos. El taller de costura y el tiempo. 1

SENTIR Y VIVIR EL PATRIMONIO. ANTROPOLOGÍA. El IES Casas Viejas. 7

SENTIR Y VIVIR EL PATRIMONIO DE BENALUP-CASAS VIEJAS. ANTROPOLOGÍA. Patrimonio familiar. 5

De nuevo un premio para benalupenses de la ONU por un corto

Resultado de las elecciones autonómicas 2018 en B-CV

Casas Viejas en el Smithsonian. Carnaval. El bar de Ricardo. 1

Casas Viejas en el Smithsonian. Reflexiones de un antropólogo. 24 de diciembre de 1965. 1