La trilla

A partir de la década de los sesenta comienza un proceso de cambio en la economía benalupense denominado crisis de la agricultura tradicional. A través de este proceso pasamos de una economía y sociedad agraria y tradicional, a otra multifuncional y moderna. De todos los motores de este cambio el más importante fue el éxodo rural; el traslado de gran parte de la población activa dedicada a las labores agrarias a otros sectores y a otros lugares. En el caso de Benalup la emigración mayoritariamente se dirigió a Torrent, pero no fue el único lugar. El sector agrario perdió relevancia, los condicionamientos físicos pasaron a un segundo lugar, la aportación de capital en las explotaciones empieza a ser necesaria, la energía biológica se cambía por la tracción mecánica, el abono natural por el químico, produciéndose todo un cambio en los sistemas agrarios dominados en esta nueva etapa por la tecnificación y la mecanización.
En la agricultura tradicional benalupense el trigo ocupaba un lugar fundamental. Para sembrarlo se araba la tierra con una yunta de mulos o de vacas con un arado de palo (arado romano), después se lanzaba el trigo a puño abierto y se vuelve a arar para enterrarlo. La siega del trigo en verano se convertía en una de las faenas centrales del año agrícola. Las cuadrillas de segadores se trasladaban por todo el campo español en busca de tajos. Se segaba el trigo a mano con una hoz, hacían manojos, luego los cargaban en carretas y lo llevaban a la era.
En el mes de mayo comienza la siega de los cereales más tempranos, y por San Juan el resto de la siega. La siega es seguida por la trilla. Para Santiago se celebra el fin de la recolección. Como dice el refrán “Por San Bartolomé, el que no acabe las eras, lluvia en él”. Los dejaban en pie los que cupiesen y posteriormente metían una cobra de yeguas (cuatro o seis atadas por una misma cuerda). En la primera fotografía, de Mintz, José Gómez “el trueno” en plena faena de trilla. A continuación con el trigo medio machacado le enganchaban el trillo a una yegua o mulo. La trilla estaba formada por una tabla ancha con ruedas de hierro con pinchos en su lado inferior. Sobre el trillo se subía una persona que era quien dirigía al animal, aunque a veces el hombre se colocaba de pie y sobre el trillo se ponía algo de peso. Cuando estaba triturada la paja se aventaba. Con el viergo se lanzaba hacia arriba y el viento separaba el pasto del grano que caía al suelo. Este trigo se llevaba al molino, para obtener harina para hacer pan. Una vez recogido el grano se procedía a guardar la paja en el pajar. Se equipan los carros con los cañizos de la paja y se cargan. Luego más tarde, ya en los sesenta, los camiones, como se ve en la segunda fotografía –en este caso el famoso camión de “Polvarea”, sustituyen a los carros. Son muchos los refranes existentes referidos a esta faena fundamental en el campo, por ejemplo; “Aventar sin aire, trabajar en balde”. “Parva bien trillada pronto aventada” o ““Quien con asnos trilla, mezcla cagajones con la semilla”.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
viva los cantes de trilla.

Sito.

Entradas más vistas

Ayer murió Manuel Fernández Pérez-Blanco

Cabalgata de 1988

Patrimonio cultural familiar de B-CV. Casos concretos. Moliendo el trigo y haciendo el pan. 22

El arco del beso

Patrimonio cultural familiar de B-CV. Casos concretos. La familia Barberán Castellet. 12

Patrimonio cultural familiar de B-CV. Casos concretos. La familia Grimaldi Sánchez. 19

Patrimonio cultural familiar de B-CV. Casos concretos. José Luis Orellana Jordán, "Torrijas". 20

Calle Limón. Por Antonio Castellet Casas

Los lugares emblemáticos de Mintz. Ámbito público. La calle Independencia. 18