La obra de teatro para el Casas Viejas

En 1987 empezó a funcionar un instituto de secundaria en Benalup de Sidonia. Ese dato tiene unas causas y unas consecuencias. El hecho fue fruto de una necesidad y el esfuerzo y empeño de una serie de personas entre las que hay que citar al actual alcalde, Paco Cabaña, verdadera alma de aquel proyecto y Leonardo Ruíz, director del Colegio Tajo de las Figuras que dio acogida aquel sueño que pronto se convertiría en realidad. En lo que respecta a las consecuencias todavía no existe perspectiva histórica para analizarlas, las intuimos y estamos seguros que cambió la vida cultural, económica y social del pueblo. Todo el mundo está de acuerdo en que aquel año empezó a funcionar una institución de calado. Años después hubo que ponerle nombre a aquella tremenda realidad. Había varias alternativas, desde la religiosa, hasta la que homenajeaba a algún personaje ilustre e importante del pueblo. Con el voto decisivo de los alumnos se optó por el nombre de Casas Viejas. Nombre trascendente, relevante, significativo e importante, sobre todo teniendo en cuenta que los Sucesos estaban todavía sometidos a un castigo de olvido, tabú y silencio.

Ayer jueves la compañía El hijo de la luna representó los Sucesos de Casas Viejas 1933 para los alumnos del Centro. Pienso que entre las 10 representaciones que van a hacer está es la más difícil, pues tenía un público joven y poco interesado por estos actos culturales. Me explico; una buena parte del alumnado del Centro, aquella que tiene un ritmo de motivación más alto hacia los estudios y la cultura ya la había visto. Ayer la vió el otro sector. A mí me pareció de una simbología tremenda que en torno a doscientos cincuenta alumnos de 12 a 18 años vieran y aplaudieran una obra de teatro sobre su pueblo y su historia. Siempre digo que hay alumnos/as que aprenden pese al profesor, esos no fueron ayer. Pero hay alumnos donde la figura del "maestro" es imprescindible para que se produzca ese fenómeno mágico del aprendizaje (que es distinto a la enseñanza). La Compañía El hijo de la luna ejerció ayer de Maestra, para aquellos que más lo necesitaban. Ayer hubo magia en el teatro. Además colaboran (los fondos recaudados van para el viaje de estudios a Italia) con que la gente de Casas Viejas abra su mente por tierras italianas. Cuando Paco Ríos decía al final de la obra que 75 años después querían cambiar las zorreras por el conocimiento a mí me parecía que si bien era la representación más difícil, también era el momento donde esa frase obtenía más validez, donde cobraba su verdadero sentido. Lo mismo que cuando termina diciendo que se cambia el comunismo libertario por el teatro, el teatro en LIBERTAD. Ahí me reafirme en el acierto histórico de haberle puesto ese nombre a este Instituto. Terminar dandole las gracias infinitas a El hijo de la luna por ese ejercicio de conocimiento y libertad. Creo que faltaba esa representación. Y a ver si es verdad que las palabras conmueven y los ejemplos arrastran.

Comentarios

Entradas más vistas

Vídeo sobre la Segregación de B-CV

Casas Viejas y yo. UNA CRÓNICA BREVE DE DIECINUEVE AÑOS EN CASAS VIEJAS. 8. Por Juan Moncayo

En la pizzería La Fontana

La pizzeria La Fontana. Y 2

La ley de términos municipales

Los lugares emblemáticos de Mintz. El ámbito público. Los niños. La calle y los juegos.

Los lugares emblemáticos de Mintz. Ambito público. Panadería Adela.19