Don Manuel Muriel Guerra. El padre Muriel y 2

Podremos leer en Coplas de Carnaval " Era bien sabido que el cura de la parroquia, Don Manuel Muriel Guerra, a menudo pedía caridad a los más ricos del pueblo para distribuirla a continuación a aquéllos que creía que la necesitaban más. Don Manuel era un observador estricto de la moral del pueblo y, especialmente, supervisaba la apariencia de las mujeres. A veces se giraba en la calle para evitar hablar a alguien cuyo comportamiento recriminaba. Podía criticar hasta en la iglesia, acusando a las mujeres de llevar vestidos con escote". La historia no se puede juzgar desde la perspectiva actual. Es preferible no valorarla, pero si se hace hay que partir de una previa contextualización. El Padre Muriel como personaje de esa época era una de las personas con más poder en el pueblo, como se ha dicho controlaba el largo de la falda de las mujeres o la carne de los bares en Semana Santa, pero también se encargaba de que a los más pobres no les faltara una manta, ni castañuela para una choza o comida para una familia necesitada. Te podía gestionar un permiso en el servicio militar, un solar para construir una choza, un trabajo en las Lomas o un salvoconducto para que los jóvenes estudiasen en la capital. También como aparece en Coplas de Carnaval de Mintz: “Él solía señalar a la gente en la iglesia: ¿Por qué no llevas medias?; ¿Por qué llevas el vestido escotado? Quería que las mujeres vistieran mangas largas y que no emplearan el lápiz de labios.¿Por qué vas al bar en vez de alimentar a tus hijos? ¿Por qué no vienes a la iglesia? Corres al circo, pero no a la iglesia. Si él veía a mujeres en la calle charlando, llevando agua o algo parecido, solíadecir: Tenéis tiempo para eso, pero no para la iglesia. Si no tenéis medias, podéis ataros trapos alrededor de las piernas. A la gente no le gustaba eso, pero no se quejaban" Porque además de ser el representante de Dios en la tierra, era el intermediario entre los ricos y los pobres, y el garante de la moral establecida. En esa triple función residía su gran poder.

Comentarios

Entradas más vistas

Adios Marathón

Para toda la vida

Plaza Catalina Silva Cruz

TODO COMENZÓ EN “LA LAGUNA DE LA JANDA”.1. Por Ricardo J. Montés Ferrero

El Cañuelo. Ayer, hoy... y mañana

El maratón y las personas

El carnaval en el Smithsonian. Discusión en la Alameda. 3