Dos benalupenses en el Canal de los presos


El historiador José Luís Gutiérrez Molina nos pasa la siguiente información sobre el Canal de los presos y los dos benalupenses que allí trabajaron.
El Canal del Bajo Guadalquivir es lugar simbólico de la barbarie que desencadenó la sublevación de julio de 1936 y obra faraónica que cambió la fisonomía de las tierras regadas, aguas abajo de Sevilla, por el río Guadalquivir en los términos de Dos Hermanas, Los Palacios, Coria, Las Cabezas y Lebrija. Ochenta mil hectáreas que, antes marismas y secanos, se pusieron en riego y se convirtieron en fértiles fincas de altos rendimientos cuyos beneficios continuaron embolsándose los terratenientes que habían apoyado la rebelión del verano de 1936.

Desde comienzos de 1940 hasta 1957 varios miles de presos políticos, con largas condenas a sus espaldas impuestas por los Consejos de Guerra franquistas, trabajaron en penosas condiciones en la construcción de los diferentes tramos del Canal. Procedentes de todo el país, cavaron a pico y pala sus cuatro metros de profundidad; construyeron sus más importantes viaductos y sifones y sus principales redes de acequias. Encerrados en campos de concentración, como los de La Corchuela o Los Merinales, sufrieron no sólo la esclavitud laboral sino una intensa presión para que se “redimieran” de sus equivocadas ideas sociales y religiosas. Se levantaban y cantaban himnos falangistas, trabajaban y se acostaban cantando himnos tradicionalistas. Los domingos eran obligados a oír misa y confesar y comulgar en cuaresma. El resto, una vida cotidiana caracterizada por el trabajo, la humillación, los malos tratos, la corrupción y los castigos, hasta la muerte, por intentar huir.

Una esclavitud que no alcanzó sólo a los condenados. También lo fueron sus compañeras, hijos y demás familiares. Se vieron obligados a casarse o bautizarse para cambiar la cárcel por el campo de concentración y a abandonar sus domicilios y vivir en chozas en las inmediaciones del canal en el que trabajaban sus padres, maridos, hermanos. Sin tener en cuenta el papel de las mujeres, tanto en aquellos momentos como después en la conservación de la memoria, no es posible tener una visión completa de lo que supuso el trabajo esclavo.

Cerca de un centenar de estos presos, entre los que conocemos sus nombres, fueron gaditanos. Procedían de todas las comarcas de la provincia: de la Campiña, de la Costa, de la Sierra, de la Janda, del Campo de Gibraltar o de la Bahía. Mayoritariamente fueron trabajadores y campesinos, aunque no faltaron los profesores, artesanos, militares o ingenieros.


Domingo Vidal Durán (Casas Viejas, Cádiz, 1924).
JORNALERO, SIENDO NIÑO FUE TRASLADADO CON SU FAMILIA A LA ALDEA DE LA BARCA DE LA FLORIDA EN EL TÉRMINO M. DETENIDO EN LA POSTGUERRA Y PERMANECIÓ EN OBRAS HASTA 1952, CUANDO OBTUVO LA LIBERTAD CONDICIONAL. SIGUIÓ EMPLEADO EN CONDICIÓN DE LIBERTO EN LAS OBRAS DEL CANAL, FIJANDO SU RESIDENCIA DURANTE UNOS AÑOS EN EL ASENTAMIENTO DE QUINTILLO, JUNTO A OTROS PRESOS, EN CONDICIONES PRECARIAS. VIVIÓ EN LA BARRIADA SEVILLANA DE LAS LETANÍAS, HASTA SU MUERTE HACE DOS O TRES AÑOS.

Francisco Ortiz del Río (Casas Viejas, Cádiz,¿?)
CON INSTRUCCIÓN, CASADO, DEL CAMPO. CONDENADO POR ADHESIÓN A LA REBELIÓN A 30 AÑOS DE PRISIÓN, PENA REDUCIDA DESPUÉS A 12, EN CONSEJO DE GUERRA CELEBRADO EN MADRID EL 24 DE JULIO DE 1939. FUE TRASLADADO AL PENAL DE EL PUERTO DE SANTA MARÍA Y EL 9.12.1942 ENVIADO A LA PRISIÓN PROVINCIAL DE SEVILLA. EL 17.1.1943 INGRESÓ EN LA 1ª AGRUPACIÓN DEL SERVICIO DE COLONIAS PENITENCIARIAS MILITARIZADAS, EL CAMPO DE LOS MERINALES, PARA TRABAJAJAR EN LAS OBRAS DE CONSTRUCCIÓN DEL CANAL. SALIÓ EN PRISIÓN ATENUADA EL 27.1.1944 Y FIJÓ SU RESIDENCIA EN CASAS VIEJAS.”
José Luís Gutiérrez Molina. Historiador

Comentarios

Entradas más vistas

Vídeo sobre la Segregación de B-CV

Casas Viejas y yo. UNA CRÓNICA BREVE DE DIECINUEVE AÑOS EN CASAS VIEJAS. 8. Por Juan Moncayo

En la pizzería La Fontana

La ley de términos municipales

Los lugares emblemáticos de Mintz. El ámbito público. Los niños. La calle y los juegos.

Patrimonio cultural familiar de B-CV. La caza. El Furtivismo y Francisco Aragón. 26